Las íntimas confesiones de Jesús Calleja y Javier Fernández en 'Chester'

Las íntimas confesiones de Jesús Calleja y Javier Fernández en 'Chester'

Risto Mejide estrenó nueva temporada del programa de Cuatro con dos invitados que recordaron duros momentos en sus vidas

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Risto Mejide estrenó la nueva tempirada de 'Chester' con Jesús Calleja y Javier Fernández. El leonés es conocido por explorar los lugares más recónditos del planeta junto a sus invitados y el madrileño es uno de los deportistas más importantes de nuestro país, aunque no sea el más conocido.

El presentador del programa de Cuatro entrevistó a sus dos invitados, a los que consiguió sacar más de una confesión. Jesús Calleja rememoró uno de los momentos más amargos de su vida, la muerte de su hermano Julián, dejando clara su manera de afrontar este tipo de situaciones: «No soporto las ceremonias de duelo que tenemos en Occidente. Es regodearse en el dolor, ver al muerto, verlo otra vez y darse palmaditas. Yo no quería pasar por el trauma social de tener que ir al entierro de mi hermano. Yo quería recordarle en vida, con vida. Y no fui. ¿Sabes lo que hicimos? Al poco tiempo nos fuimos a Nepal. Yo me fui con unos amigos a explorar unas montañas y mis padres se quedaron en Katmandú».

El presentador de 'Planeta Calleja', del que se conoce poco sobre su vida personal, también confesó algo muy sorprendente: «Nunca me he enamorado», dejando boquiabierto a Risto Mejide, que también le lanzó una peculiar afirmación que Calleja corroboró. «A cierta altura las erecciones son tremendas», decía el publicista. «¡Hasta competimos allí arriba! La hipoxia (deficiencia de oxígeno en la sangre) te da 'regustín' y se te pone una instalación ahí que no puedes ver en ningún otro momento», confesaba el montañero.

Por su parte, Javier Fernández, referente en la historia del patinaje artístico sobre hielo y ganador de un bronce olímpico, dos campeonatos mundiales y seis campeonatos europeos en su palmarés con solo 26 años, recordó algunos de los trances más duros en su carrera. «Hubo momentos horrorosos. De estar solo, de no saber qué hacer, de aburrimiento, de darle vueltas a la cabeza… De decir: '¿qué hago?, ¿dónde estoy?, ¿por qué he elegido esto?»», admitió.

Fernández admitió haber sido un incomprendido por practicar lo que muchos opinaban era «un deporte de chicas». Aunque no fue lo único que el deportista sufrió, ya que episodios dolorosos como el exilio a Estados Unidos con 17 años de la mano de un entrenador ruso, la dureza de una competición extrema y hasta unas polémicas declaraciones sobre los homosexuales en Rusia, cuando ejercía de abanderado de la selección española, también contituyeron duros momentos que Fernández superó de una manera ejemplar. «Cuando una persona te cuestiona por qué haces las cosas y tú quieres hacerlas, al final te empeñas más», aseguró el patinador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos