«La crónica negra dice mucho sobre nosotros»

Arantza Margolles, colaboradora de EL COMERCIO, presenta 'Historias y Misterios'. /  ALEX PIÑA
Arantza Margolles, colaboradora de EL COMERCIO, presenta 'Historias y Misterios'. / ALEX PIÑA

Arantza Margolles presenta 'Historias y misterios', una serie de reportajes de TPA en colaboración con EL COMERCIO TV sobre la Asturias más desconocida cuya segunda temporada llega mañana a la cadena autonómica (22.15 horas)

ALBERTO PIQUERO

En la noche de mañana, miércoles, la TPA en colaboración con EL COMERCIO TV lleva a su 'prime time' (22.15 horas) la segunda etapa de una serie que ya ha cosechado notable audiencia y éxito, 'Historias y misterios', a cuyo frente está la historiadora y colaboradora de EL COMERCIO, Arantza Margolles

-¿Se podría decir que 'Historias y misterios' es una extensión de la sección que escribe en EL COMERCIO, 'Crímenes de ayer en Asturias'?

-Puede ser el embrión, pero en realidad la idea partió de Mónica Yugueros, de EL COMERCIO TV, quien había visto en otro canal autonómico una serie que tenía algunas características semejantes. En nuestro caso, junto a los enigmas hay mucha crónica negra.

-¿Qué razones la llevaron a indagar en estos terrenos?

-Soy historiadora de formación y, en realidad, las investigaciones que hacía eran de ese cariz. Pero explorando en las hemerotecas homicidios de los años 20 y 30, o la Revolución del 34, descubrí que existían muchos sucesos de los que nunca había oído hablar. Ese fue el punto de partida. Y la consideración de que la crónica negra cuenta mucho acerca de nuestra sociedad, sobre nosotros.

-Serán trece capítulos. ¿Qué periodo histórico abarcan?

-No nos ponemos límites. Está el episodio del poder mágico que concedían nuestros ancestros a los asturcones, o el presunto exorcismo que se produjo en la iglesia de San Salvador (actual catedral) en el siglo XII . Pero asimismo hechos más cercanos, como el del asesinato de Rambal, en 1976, o la desaparición de Germán Quintana en los Picos de Europa, en 1987, que dio origen a la primera unidad canina de rescate.

-¿Ha tenido en algún momento sensación de peligro o de miedo en sus pesquisas?

-Miedo no sería la palabra. Llevamos los reportajes muy preparados y sabes a lo que te vas a enfrentar. Pero sí que me causó una gran impresión el que hicimos en la cárcel de Cangas del Narcea, que ahora es el actual edificio de juzgados, donde se conservan dibujos, a pesar del tiempo transcurrido y la humedad, de quienes estuvieron presos allí en la posguerra.

-¿Asturias es pródiga en crímenes y misterios?

-Sin duda. Solemos pensar que este tipo de cosas son más frecuentes en las grandes ciudades, pero no es así. Lo que resulta necesario es sabersacarlas a la luz. Por otro lado, no solo nos quedamos en el triángulo asturiano fundamental, Oviedo-Gijón-Aviles, sino que hemos ido al Occidente y al Oriente asturianos, que guardan historias mayúsculas.

-Hablar de misterio en términos populares, hoy remite a Iker Jiménez. ¿Cuál es su opinión sobre programas como 'Cuarto Milenio'?

-Me reñirán algunos colegas universitarios, pero sin ánimo de imitarle, me parece un referente. No aludo a los fantasmas, en los que se puede creer o no creer, sino a reportajes como el que hizo acerca de la niña zombi que supuestamente resucitó en 1910 en el camposanto gijonés. Lo realizó con rigor y respeto. Por cierto, en la época tuvo gran protagonismo EL COMERCIO, que adoptó una posición crítica frente a 'El Noroeste', que le daba pábulo. Nosotros volvemos en uno de los programas a esa historia y creo que resolvemos la intriga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos