La reconciliación de Juanito Oiarzábal y Edurne Pasaban

La reconciliación de Juanito Oiarzábal y Edurne Pasaban
Cuatro

El programa 'Planeta Calleja' reunió a los dos alpinistas, que llevaban años sin hablarse, y propició el diálogo y la firma de la paz entre ambos

JOSEBA FIESTRAS

«He venido a buscarte porque te quiero llevar a mi tierra, a León, y quiero escalar contigo un corredor de hielo, pero no vamos a ir solos, vendrá Juanito», anunció Jesús Calleja a Edurne Pasabancuando acudió a buscarla al Valle de Arán. El desafío del comunicador era máximo en esta ocasión, y no tanto por la prueba a realizar como por los compañeros elegidos. Ambos son leyendas del alpinismo y han corrido muchas aventuras juntos, pero estaban enfadados desde 2011. Darío Rodríguez, de la Librería Desnivel, explicó el por qué de la ruptura. «En el campamento del Everest ocurrieron una serie de acontecimientos que terminaron por alejarles por completo», explicó el experto en montaña, que se encontraba en el lugar de la discordia ese día cubriendo el reportaje de las dos expediciones. Edurne iba a ascender la montaña más alta del planeta sin oxígeno, pero tuvo que retirarse por la climatología. Una vez en el campo base se enteraron de que Lalo, un alpinista andaluz, se había perdido, y la tolosarra dirigió el rescate. Oiarzábal tenía previsto subir al Lhotse, y no había solicitado ayuda, pero le dio una embolia pulmonar al bajar. Una serie de malentendidos incendiaron la amistad. Se transmitió el mensaje de que ella le había rescatado a él, y el gasteiztarra convocó una rueda de prensa muy enfadado.

«Que se digan todo lo que se tienen que decir», proponía Calleja antes de viajar a Vitoria para reunirse con Juanito, que argumentó que lo que dolió fue que se emitiera un comunicado «dando a entender que ellos no habían podido subir al Everest por salvarme», dijo. Pero no puso reparo ninguno en juntarse con su compañera de fatigas y solventar el tema. La guipuzcoana, por su parte, se mostró encantada del reencuentro: «Juanito es super bravo, pero tiene un corazón enorme y es muy buena persona. Fue mi mentor», definió la primera mujer en la historia en ascender a los 14 ochomiles del planeta.

Noticias relacionadas

El reencuentro se produjo ante la Catedral de León y el buen ambiente reinó desde el primer minuto, cuando ambos se fundieron en un cálido abrazo. Lo cierto es que la pareja ya se había visto en el 'Chester' de Risto Mejide, pero fue un encuentro breve y no había habido comunicación entre ambos desde entonces. «Es algo que se nos fue de las manos a los dos», reconocieron ante el aventurero leonés, que les felicitó por el bonito paso que estaban dando. «Hice un comunicado y, en vez de callarme, que es lo que tendría que haber hecho, empecé a largar ante los periodistas y se me fue la boca», admitía el campeón alavés, ante la atenta mirada de su colega que manifestó que estaba «harta» de que terceras personas intoxicaran el asunto. «Pusieron en mi boca que yo no había subido al Everest porque estaba rescatando a Juanito y eso no es verdad», convino la alpinista. Y Oiarzábal aclaró que el enfado «fue por mi culpa porque no me paré a pensar y no lo hablé antes con ella».

Ante los fogones, Calleja animó a los amigos a expresarse de forma más cariñosa, «¡cómo se nota que sois vascos, coño!», bromeó. «Es que al final con la mirada nos lo decimos todo», ilustró el alavés muy emocionado. «No queda nada pendiente y todo está solucionado», declararon los protagonistas, que sellaron con un beso la paz. El momento culminó con las hermosa palabras que Pasaban dedicó a su maestro: «Durante este tiempo que hemos estado sin hablarnos siempre pensaba que no le pasara nada porque me iba a arrepentir toda la vida», confesó. El trío acabó en la cima del Corredor de las Agujas, donde Juanito sentenció: «Estoy feliz de estar en la montaña con Edurne».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos