«Tengo una moralidad más fina que Zulema»

La actriz se distancia del temperamento del personaje de la serie 'Vis a vis'. Entre otras cosas, porque Zulema desconoce lo que es sentirse culpable./Virginia M. Chico
La actriz se distancia del temperamento del personaje de la serie 'Vis a vis'. Entre otras cosas, porque Zulema desconoce lo que es sentirse culpable. / Virginia M. Chico

Najwa Nimri pensaba que su personaje en 'Vis a vis' (FOX) iba a ser odiado por los espectadores. Pero el público comparte su amor a la libertad

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

A Zulema, la reclusa más peligrosa de 'Vis a vis', la serie carcelaria cuya tercera temporada emite FOX (esta noche, a partir de las 22.20 horas), los guionistas la crearon para generar odio entre los espectadores. Sin embargo, sus ansias de libertad han opacado sus crímenes y se ha convertido en una de las presas más queridas de la ficción. Eso ha provocado que Najwa Nimri (Pamplona, 1972), la actriz que la interpreta, se plantee muchas cosas. Una de ellas, la manera en la que encara a su personaje. «Nos manejamos entre una superheroína y una auténtica chapucera».

– Zulema ha cambiado desde que salió del coma.

– Ha pasado a ser una especie de cosa muy rara, hasta en las situaciones más terribles el equipo de grabación se reía con ella, aunque no creo que le pase lo mismo al espectador. Yo siempre digo que cuando llegas al 'set' de rodaje y el equipo se calla, has entrado; si el equipo no se calla, no lo has conseguido.

– ¿Qué le pidieron?

– Querían un arquetipo de personaje fuerte, un adversario potente. Obviamente, no se espera menos de lo que hemos creado con este bicho, que ya está más en Marvel que en la realidad.

– Un personaje cada vez más ficticio.

– Por eso ha hecho falta hacerle un pasado, para que la gente la ubique en algo medio normal. ¡Tenía un escorpión en la cárcel! Ahora acaba de salir de un coma. Si sales de eso es porque el universo está de tu lado. Hay algo en ella de más esperanza. Sigue con su naturaleza de bicho, pero con un ángel de la guarda. Siempre digo que estoy interpretando a una mezcla entre Neo de 'Matrix' y Dory de 'Buscando a Nemo'.

Ángel y demonio

– ¿Cómo encaja eso?

– Nos manejamos entre una superheroína y una auténtica chapucera, como cuando veíamos a Tony Soprano. Permíteme que te hable de personajes masculinos, porque me he inspirado en ellos a la hora de crear a Zulema. Sabiendo que tenemos el favor del público, ahora es muy fácil hablar, pero, cuando empezamos, me pensaba que no me iban a vender la barra de pan en la panadería de mi barrio. Buscábamos que cayera mal, sin concesiones.

– Pero ahora es uno de los más queridos.

– Es que defiende unos valores. Eso me hace reflexionar sobre cómo se ha humanizado. Yo tenía claras las cosas que no quería que el personaje hiciera. En la primera temporada, no quería que Zulema saliera desnuda. No porque me diera pudor la desnudez, sino porque no quería que se la viera frágil, como una chica desnuda. Y, en cambio, mi cuerpo es muy pequeño, muy femenino, no tengo cuerpo de monstruo.

– ¿Qué valores postula Zulema?

– La libertad. Un término muy abstracto y muy complejo que creí que no iba a entender nadie, pero lo entendió todo el mundo. Incluso cuando está extorsionando a alguien, el público deja eso a un lado y comparte sus añoranzas de libertad.

– ¿Una forma de justificar su maldad?

– No lo creo, sinceramente. Tengo una moralidad más fina que la de Zulema, que es amoral y carece de sentimiento de culpa. No la mueve el miedo, únicamente la subsistencia, la obsesión lejana por la libertad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos