'La Zona' tendrá segunda temporada

Los directores Alberto y Jorge Sánchez-Cabezudo asisten hoy en Gijón al preestreno de la ficción rodada en Asturias

A. VILLACORTA / EFEGijón

Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo (madrileños de 1972 y 1975, respectivamente) son hermanos y, además de las mismas referencias cinematográficas y sentimentales, comparten una forma de trabajar en la que no hay lugar para crispaciones innecesarias: “Necesitamos generar buen rollo en nuestros rodajes. Lo mejor de los actores se consigue teniendo entornos en los que no se genera tensión. Nos gusta que la gente trabaje a gusto porque nosotros también queremos trabajar a gusto. Otros prefieren tener tensión, pero nosotros necesitamos saber que el equipo nos sigue y que además nos sigue por convicción”, cuentan a pocas minutos del estreno en el gijonés Teatro de la Laboral de la 'La zona', esta misma noche, de la serie de Movistar+, en la que Asturias se ve arrasada por una catástrofe nuclear.

Los hermanos, que ya conocían el Principado “como buenos turistas madrileños”, bromean, no tuvieron dudas de que la región era el lugar perfecto para su ficción: “Nos parecía muy interesante poder tener un marco, una naturaleza exhuberante, hermosa, y que el contraste con la radiación provocase esa atmósfera inquietante y de suspense. Desde el principio tuvimos muy claro que Asturias era un sitio increíble. Y luego estaba el paisaje minero. Buscábamos sitios que también estuviesen en desuso como industrias abandonadas”.

La primera temporada de la ficción cuenta con ocho capítulos y se emitirá a partir de mañana en Movistar+. La serie "nació para continuar" y una vez que finalicen las tareas de montaje de los dos últimos de los ocho capítulos grabados, los realizadores se dedicarán a elaborar el proyecto de la segunda parte, según han explicado.

La historia y la carga psicológica y dramática de los personajes "tiene todavía mucho por desarrollar" y tanto "la cadena como nosotros tenemos la intención de hacerlo, solo falta que acompañe la audiencia", ha afirmado Alberto Sánchez-Cabezudo. Los directores, que esta noche han acudido a la proyección de los dos primeros capítulos en el Teatro de la Laboral de Gijón, han considerado que la serie debe seguirse rodando en Asturias.

Protagonizada por Eduard Fernández, en el papel de Héctor, un inspector de policía, único sobreviviente de un accidente nuclear, que lleva el mayor peso de la narración, 'La Zona' es una "metáfora visual" de las consecuencias de la crisis económica. Los realizadores han buscado "afrontar desde una esquina diferente" y "desde la ficción" la realidad de la crisis y si bien 'La Zona' no es "la segunda parte" de su anterior trabajo, 'Crematorio', en el que abordaron el tema de la corrupción, "tiene una línea de conexión".

Jorge Sánchez-Cabezudo ha asegurado que esta vez hicieron una "apuesta mayor por la libertad creativa partiendo de cero", puesto que "Crematorio" fue una adaptación de la novela homónima de Rafael Chirbes. "Además hemos buscado hacer algo más visual, una historia no tan descriptiva en la que la carga dramática de los personajes tuviera mayor peso", ha afirmado Alberto. El proyecto estuvo paralizado porque cuando se iba a rodar se produjo el accidente nuclear de Fukushima, en marzo de 2011, y "creímos que no era el momento de ahondar las heridas", ha añadido.

Un policía cincuentón, desesperanzado, que regresa a 'La Zona', donde murió su hijo y él fue el único superviviente, para investigar un crimen es el punto de partida de una historia en la que se entrecruzan sentimientos e intereses. Alba Galocha, en el papel de "Zoe", una joven que se busca la vida entre los rescoldos del accidente, Álvaro Cervantes, como "Martín", un policía de 30 años que "se mueve como nadie" por la zona de exclusión; Alexanda Jiménez, "Julia", una médico especialista en seguridad nuclear, y Emma Suárez, "Marta", la ex mujer de Héctor, componen los principales personajes.

Más información

El elenco se completa con Sergio Pérez, "Barrero", un chico de barrio que vende tabaco radioactivo; Carlos Barden, "Krusty", un trabajador de las obras de desmantelamiento de la central nuclear accidentada; Manuel Solo, "Alfredo", un policía de la central de Madrid, y Juan Echanove, "Fausto", un empresario de la construcción.

Con estos elementos, los hermanos Sánchez-Cabezudo, que además de la dirección han escrito el guión y han asumido las tareas de producción, han elaborado una historia que evoca "el momento posterior a una crisis". "Como en la crisis económica, aquí también hay gente que se beneficia gracias a los subsidios del gobierno, se ve cómo aparece la ira y se delimitan con claridad las responsabilidades derivadas", ha dicho Alberto. El director ha destacado que, "en definitiva, queda al descubierto quién paga la crisis y quién se beneficia de ella".

Fotos

Vídeos