EL VALOR DE LOS CLÁSICOS

MANOLO ABADCRÍTICA DEL CONCIERTO DE LOS DELTONOS EN LA FACTORÍA CULTURAL DE AVILÉS

Pasan los años, las modas van y vienen y, entre ese maremágnum, permanecen los clásicos. Los Deltonos se han ganado a base de mucho trabajo ese lugar, un reconocimiento que no es de mayorías, pero que les permite situarse en una zona cómoda, en esa intersección donde puedes hacer lo que te dé la gana y sobrevivir con un puñado de fieles.

Y ahí están: en la zona intermedia donde brillan las guitarras, en la que el concierto se desarrolla a su propio ritmo, sin ninguna concesión más que la de sentirse a gusto.

Con un espléndido guitarrista como Hendrik Roever rodeado de una banda perfectamente engrasada que suena de maravilla. Ni más, ni menos.

Hace unos días moría Tom Petty, un individualista al que jamás pillaron en ningún otro lugar que no fuera el rock. Bien podemos decir que los cántabros han alcanzado tan ideal posición a base de trabajo duro y una integridad a prueba de balas.

El concierto en la Factoría Cultural de Avilés discurrió con fuerza, con una banda de cuatro a dos guitarras -eso tan difícil de hallar y conseguir en el panorama estatal- plena de rock y de un repertorio sólido y diverso.

La apoteosis de la noche se remata en el bis con el absoluto clásico 'Repartiendo' (pura serie negra en forma de canción) y el siempre grato 'Hard luck blues', todo un guiño al pasado, a su actuación en la sala Quattro hace nada menos que veinticinco años.

Con el valor de haberse convertido ya en unos absolutos clásicos con mayúsculas del rock español.

Fotos

Vídeos