Vargas Llosa: «Prohibir libros y cuadros es antidemocrático»

Con 18 años fue un comunista de raíz estalinista, convencido de que era la mejor vía para luchar contra la dictadura en Perú. A punto de cumplir 81, es un liberal igualmente seguro de que esta denostada doctrina «es el gran motor de la democracia». Este es el viaje ideológico de Mario Vargas Llosa (Arequipa, 1936), premio Nobel de Literatura, en 'La llamada de la tribu' (Alfaguara), que muestra el mapa de sus ideas a través de sus máximos referentes del liberalismo. Homenajea y desagravia a los 'siete magníficos' de esta doctrina, que defiende con furia la libertad de expresión y condena la censura. «Prohibir libros y cuadros es antidemocrático», denuncia el escritor. «El liberalismo no es ideología, que es una religión laica. Es una doctrina que parte de pocas y muy firmes convicciones», plantea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos