Volar es posible en el Jovellanos

Jorge Astyaro hipnotizó a buena parte del público que fue a verle al teatro. /  JOAQUÍN PAÑEDA
Jorge Astyaro hipnotizó a buena parte del público que fue a verle al teatro. / JOAQUÍN PAÑEDA

El mentalista Jorge Astyaro despertó los sentidos del público que acudió a ver su espectáculo en el coliseo gijonés

E. C. GIJÓN.

El mentalista Jorge Astyaro llegó a Gijón con un objetivo: lograr que el espectador congregado en el Teatro Jovellanos para ver su espectáculo iniciara un viaje y acabara descubriendo la mente humana. Este, de paso, debería suponer un cambio en sus vidas. Para muchos así fue. Lo que no faltaron en el coliseo gijonés fueron momentos divertidos, analizadas las carcajadas lanzadas por los presentes.

El 'maestro de la hipnosis' comenzó su espectáculo, enmarcado en el amplio programa de la VII Semana Mágica de Gijón, poniendo ejercicios al público, que denominaba 'hipnonautas'. Los que lograron concentrarse totalemente y tener la sensación de imán al juntar y separar los dedos o no poder abrir los ojos una vez cerrados subían al escenario. Ahí empezaba el 'show', pues los que no lograban entrar en trance bajaban del escenario, pero los que sí, eran hipnotizados por Astyaro.

Hubo quien se puso a matar moscas, quien pensaba que estaba subido en una montaña rusa y quien se sentía volando. Dos 'hipnonautas' hablaron por teléfono con Cristiano Ronaldo; uno lo hizo con la Pantoja y otro con el mismísimo Elvis. Hasta tres escépticos subieron al escenario y acabaron hipnotizados. Algún susto hubo. Una persona pensó que tenía a todo el público desnudo delante... Es lo que tiene la magia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos