Automovilismo

Alonso pacta con Toyota ir a Le Mans

Fernando Alonso, antes del Gran Premio de México. / EFE
Fernando Alonso, antes del Gran Premio de México. / EFE

El piloto asturiano, que ya se ha hecho el asiento, está más cerca que nunca de cumplir su sueño de disputar las míticas 24 horas.

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID.

Fernando Alonso disputará las 24 horas de Daytona en enero, pero será un medio para un gran fin: correr las 24 horas de Le Mans en junio. La gran cita de la resistencia, conocida como la carrera más grande del mundo.

Aunque Alonso está centrado ya en la cita de este fin de semana en Brasil, las últimas jornadas antes de viajar a Río de Janeiro han sido frenéticas. El martes cogió un vuelo directo a Colonia, donde radica la base de Toyota Motorsport, que es donde nace el Toyota Gazoo Racing. Bajo un intento de hermetismo, trataron de ocultar una visita que no fue baladí. Alonso conoció de primera mano la fábrica donde, espera, dé a luz un coche que le permita cumplir uno de sus grandes sueños y retos. En lo que a él respecta, aprovechó la visita a Alemania para hacerse el asiento a medida en el que, si todo sale bien, disputará las 24 horas de Le Mans.

Desde Toyota ni confirman ni desmienten. Un portavoz del equipo japonés responde a la agencia Colpisa con un escueto: «No podemos comentar esta información». El Mundial de Resistencia afronta a partir del próximo año una profunda reestructuración, con el que intentarán atajar una crisis de confianza (que no de público). Porsche, recién proclamado campeón del mundo, se retirará del Mundial cuando finalice la campaña. Esto ha obligado a la FIA a buscar alternativas, ya que la categoría reina, LMP1, quedaría prácticamente vacía.

Es por ello que están confeccionando un nuevo reglamento que abra la puerta a otros fabricantes. La normativa híbrida ha arrasado con las arcas de los equipos que se arriesgaron en hacer monoplazas, especialmente para Toyota. El equipo nipón parece gafado de cara a Le Mans, la prueba reina y prácticamente la que da sentido a todo el campeonato: aún no han conseguido ganar en el trazado de la Sarthe en esta era. Ahora mismo están a la espera de lo que ocurra con esa nueva normativa y, si les beneficia con su proyecto empresarial, seguirán en un campeonato en el que se sienten muy cómodos.

Matrimonio casi consumado

El noviazgo entre Alonso y Toyota empezó meses atrás. El piloto español puso encima de la mesa a McLaren una condición 'sine qua non' para renovar: que le dejaran negociar con un equipo de Le Mans para correr la cita francesa. Toyota siguió muy de cerca estas negociaciones, y enseguida se mostró receptiva, aunque antes debía conseguir algo que, aunque no se lo hubieran pedido, Alonso ya habría exigido en Woking: deshacerse de Honda. Para Toyota, sus vecinos de Suzuka son los grandes enemigos a batir, su principal rival. Por eso no le tantearon antes, pese a que el español siempre estuvo receptivo.

Una vez fuera del tablero Honda, las fichas han ido cayendo poco a poco. El asturiano informó a Toyota en verano, y le ofrecieron un preacuerdo, un pacto de caballeros. Le guardaban un coche para Le Mans, al menos.

Pero Alonso quería seguir en Fórmula 1. Las negociaciones con McLaren se alargaron hasta octubre, momento en el que por fin se confirmó su continuidad en el 'gran circo'. De regalo, Zak Brown le dio un coche para las 24 horas de Daytona, que le dará su primera oportunidad de subirse a un sportprototipo muy similar al que se usa en Le Mans.

Toyota anunció la alineación de pilotos que llevará al test de 'rookies' en Baréin: el joven francés de 19 años Thomas Laurent, con Mike Conway de mentor. Y un elocuente vacío en el tercer puesto del coche. Ese asiento ya tiene molde hecho. Sólo falta añadir el nombre de Fernando Alonso Díaz.

Más noticias

Fotos

Vídeos