El Comercio

Triatlón

Galicia domina en Poniente

Pablo Dapena, vencedor de la prueba masculina, tras realizar la transición a la prueba de ciclismo en el Nacional celebrado en la zona de Poniente.
Pablo Dapena, vencedor de la prueba masculina, tras realizar la transición a la prueba de ciclismo en el Nacional celebrado en la zona de Poniente. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • Ferrol y el Ciudad de Lugo Fluvial se hicieron con los títulos en Primera División en el Campeonato de España por clubes

Los equipos gallegos arrasaron en el Campeonato de España por clubes, ya que el Ciudad de Lugo Fluvial (masculino) y el Triatlón Ferrol (femenino) se llevaron los títulos en Primera División, máxima categoría de esta disciplina en el país, que ayer celebró su jornada de clausura en la zona de la playa de Poniente.

Gijón fue durante todo el fin de semana el epicentro del triatlón nacional, en uno de los mejores campeonatos disputados en los últimos años, en opinión de muchos de los participantes.

El recinto deportivo diseñado en la zona de Poniente recibió a las participantes a primeras horas de la mañana bajo una intensa lluvia que deslucía la competición. Sin embargo, a medida que avanzó el día la meteorología mejoró y permitió disfrutar del campeonato a aficionados y deportistas.

La prueba femenina de Segunda División abrió el programa. En ella, la formación del Academia Civil-CNSO se medió a las mejores escuadras del momento. Laura Álvarez lideró el equipo fabril, a pesar de que su preparación se centra en el duatlón para intentar volver al equipo nacional.

Las deportistas del club fabril cubrieron la prueba de natación sin demasiados sobresaltos y dispuestas a conseguir un buen resultado. Sin embargo, el particular calvario de las integrantes del equipo gijonés no hizo más que comenzar, ya que Raquel Rodríguez y Mónica Pollino sufrieron sendos pinchazos que las dejaban fuera de carrera. Pero aún llegó otra que, por suerte, tuvo menos alcance del previsto inicialmente, ya que Niobe Menéndez se cayó en la transición de ciclismo, pero que no tuvo consecuencias graves.

De esa forma, el equipo fabril quedó desarbolado y perdió toda opción a conseguir una buena y finalizaron en la decimoquinta posición. Sara García fue la mejor en el equipo verde, en la posición veintiocho y precedió en la llegada a Aida de la Fuente, que acabó la prueba en la posición treinta y seis.

Las madrileñas del Triatlón Las Rozas se llevaron el título, por delante de las aragonesas del Triatlón Europa y de las sevillanas del Isbilya Sloppy Joe's.

Poco después se zambulleron los participantes de la prueba masculina, en la que el equipo liderado por Dani Bayón estaba dispuesto a estar entre los mejores.

No comenzó mal, ya que Daniel Giraldo, Bayón e Iván Fernández Moro hicieron una buena prueba de natación y no salían de la mar demasiado lejos de los puestos de cabeza.

Fue en la transición cuando llego un nuevo infortunio para la representación asturiana, ya que el langreano Fernando Barroso tuvo problemas con el casco y se quedó fuera de competición.

Dani Bayón, quinto

La prueba de ciclismo fue un trámite, ya que casi todos los participantes con opciones transitaron en un nutrido grupo. Finalmente, la prueba de carrera a pie iba a decidir el campeonato. Rostyslav Pevtsov, del Tritoledo, fue el más fuerte. Dani Bayón firmó un buen último tramo de prueba y acabó en quinto. Iván Fernández Moro (22), Luis Zapico (37) y Daniel Giraldo (38) secundaron a Bayón en la meta.

El Club Triatlón Huracán-Hummer, de Valencia, se hizo con la corona de Segunda División y Isbilya Sloppy Joe's sumó un nuevo metal, al clasificarse segundo. El Triatlón Clavería Móstoles completó el podio.

El Academia Civil-CNSO concluyó en undécima posición y se aseguró, prácticamente, la permanencia en la categoría de plata para la próxima campaña.

El ritmo de la competición era trepidante y pocos minutos después de cerrarse el control del campeonato de Segunda División comenzaba la lucha por el cetro nacional en Primera. La prueba reunió a buena parte de las más destacas especialistas nacionales.

El Ciudad de Lugo Fluvial lideraba la Liga, pero todo apuntaba a que el Triatlón Ferrol había preparado el campeonato a conciencia y quería demostrar todo su potencial, como ya hizo en la Copa de la Reina, en la que logro el título.

La ferrolanas consiguieron su objetivo, ya que al situar a las hermanas Camila y Melina Alonso en las primeras posiciones, el resto de la formación se mostró muy sólida y se hicieron con el triunfo. El Diablillos de Rivas fue segundo y el Ciudad de Lugo tuvo que conformarse con la tercera plaza.

La prueba masculina cerró la jornada reina del campeonato. De nuevo, el ritmo fue muy alto en la prueba desde la misma salida. El Ciudad de Lugo ya había tenido bastantes sorpresas y Pablo Dapena, con su victoria, abrió el camino a la victoria a los lucenses. Javier Lluch, cuarto, y Antonio López, apuntalaban el triunfo que certificó el resto del equipo. El Arcade Inforhouse fue segundo y los deportistas de los Diablillos de Rivas se colgaron el bronce.