El Comercio

«Preparo las carreras como un matemático»

«Preparo las carreras como un matemático»

  • «Mi hobby se convirtió en mi profesión. Me consideró un eterno joven porque me gusta lo que hago»

  • Martín Fiz. Campeón del mundo de maratón

Campeón mundial y europeo de maratón, a Martín Fiz (Vitoria, 1963) le queda mucha suela de zapatilla por gastar. Inmerso en el reto de vencer en las seis grandes maratones a nivel internacional en la categoría de mayor de 50 años, visita Asturias para presentar el largometraje que narra su vida, consagrada al deporte.

-¿Cuál es su visión de la cultura atlética de Asturias?

-Veo una gran cultura deportiva, sobre todo en el 'running', con gente que anteriormente hizo muchísimas cosas por el atletismo, como Rocío Ríos, Bruno Toledo, Arconada y los hermanos Hidalgo. Eso ha generado que mucha gente esté saliendo a correr por las calles. Además, Asturias tiene la gran suerte de que cuenta con empresas privadas que están apostando por el 'running' en todas sus dimensiones y se pueda correr por un sitio tan emblemático como el 'Kilometrín' y El Molinón con ese paseo tan bonito.

-Otros deportistas de élite como Crivillé han definido las carreras de larga distancia como una droga. Usted lleva varias décadas 'enganchado' a ella.

-Mi hobby se convirtió en mi profesión y ahora ha vuelto a ser un hobby. Por eso me considero un eterno joven, porque te gusta lo que haces. Eso es lo que más me gusta, esa pasión que tenemos por nuestro deporte, que es lo que nos hace movernos. Sí es cierto que el maratón y las carreras de larga distancia han cambiado mucho y cada vez son más los que las corren con esa motivación especial.

-Cuando se marcó el objetivo de ganar en los seis grandes maratones amenazó con dejarlo si se lo tomaba muy en serio, pero también ha confesado que cuida al mimo la preparación. ¿Qué le impulsa más?

-Cuando empecé con este reto dije que no quería que se convirtiera en una obsesión. Me gusta lo que hago y me está dando vida lo que estoy logrando con este reto, pero, según voy ganando carrera y ahora que ya son cuatro, comienza ese nerviosismo y te sale la vena de cuando pertenecía a la élite. Preparo las carreras como si fuera un matemático, concienzudamente, mirando ritmos de carrera, orientación, hidratación, donde hay que atacar... Todo lo tengo bastante estudiado

-Hay records nacionales con muchos años de vigencia. ¿Cuál es el motivo para que no se batan?

-Antes nos dedicábamos en cuerpo y alma a correr en pista. Los chavales jóvenes de ahora tienen un futuro más incierto, estudian cuatro o cinco idiomas y eso hace que cuando lleguen a entrenar el entrenamiento sea, más que para hacer marcas, para quitarse ese estrés que genera la vida.

-Ha mostrado su preocupación para que la burbuja del 'running' no explote. ¿Qué medidas hay que tomar para evitarlo?

-Hay que enseñar a la gente a correr desde abajo y medir bien los saltos cuantitativos. Si nunca han corrido, que no quieran correr un triatlón, un maratón o un 'ironman' sin haberse preparado antes. El 'running' tiene que ser didáctico y divertido a la vez.

-¿Este deporte es ya el psicólogo barato de la sociedad?

-Gracias al 'running', y que me perdonen los psicólogos y los psiquiatras, cada vez más gente visita a estos especialistas. Hacer este tipo de carreras te estimula, te sube mucho la autoestima y mucha gente que está apocada en un túnel sin luz, gracias a correr empiezan a ver la luz.