«Cumplir objetivos me motiva para nuevos retos»

Alberto Suárez Atleta paralímpico

E. ALONSO OVIEDO.

Alberto Suárez (Riosa, 1977) no deja de sorprender, de sumar nuevos éxitos a un palmarés inigualable. Dos veces medallista olímpico y cuatro veces mundialista, el atleta, que tiene una lesión degenerativa en la mácula y que solo ve un diez por ciento, no baja el ritmo. El pasado fin de semana se proclamó campeón en la Copa del Mundo de Maratón en Londres y ya tiene en su mente la cita de Tokio 2020.

-¿Qué sensación le ha dejado su oro en la Copa del Mundo de Maratón disputada en Londres?

-Agridulce. Dulce por el hecho de cruzar en primer lugar la línea de meta y hacerlo por delante de mi gran rival, el marroquí El Amin Chentouf. Y agria por la marca. La temperatura, más alta de lo esperado, y una segunda parte de la carrera más dura hicieron que se incrementará la marca en dos minutos.

-Esta vez, acabó por delante de su eterno rival.

-El Amin Chentouf, con el que tengo una buena relación, siempre emplea la misma estrategia. Se pone detrás de mí o, incluso, a mi lado, tocándome, haciendo ver que está ahí. Él suele cambiar en el kilómetro 41 y siempre me gana. Pero, este fin de semana, no pudo. Las piernas no le reaccionaron bien, lo alcancé rápidamente y pude aprovecharme de su desfallecimiento.

-¿Cómo se encuentra?

-Bien. Con la vista puesta en los Juegos de Tokio 2020. Esa es la intención que tenemos mi entrenador Jesús y yo. Ahora haremos un trabajo de recuperación activo para afrontar en verano el europeo de pista en Berlín, donde correré los 5.000. Después afrontaremos ya los retos de 2019, un año en el que se marcarán las plazas para los cita olímpica.

-Las lesiones parecen respetarle...

-El año más complicado suele ser el posterior al de los Juegos. El cuerpo se relaja y aparecen más dolores. Ahora me encuentro bien. A ver cómo recuperamos.

-¿Dónde entrena?

-En Oviedo, en las pistas de San Lázaro. Las tiradas largas las hago en la senda que une Oviedo con Fuso. Voy acompañado por una persona a pie o en bici. Y en el tramo de carretera, mi entrenador me sigue en coche para indicarme si hay algún peligro.

-¿Cómo se mantiene el ánimo para un objetivo tan lejano?

-Intento ir paso a paso. El hecho de cumplir objetivos me va motivando. Salgo de casa todos los días con ganas de trabajar. Disfruté mucho en los Juegos de Londres, sufrí mucho en los de Brasil y competiré en Tokio, que contará seguramente con una gran organización porque la religión del maratón se vive allí de forma excepcional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos