Pinceladas maratonianas en la Cátedra de Cultura Iberoamericana y Deporte

Alberto Suárez, Santiago García, Cayetano Martínez de Irujo y Carlos Fernández, en el Edificio Histórico. / PABLO LORENZANA

El atleta Suárez Laso repasa su trayectoria deportiva, en la que destaca la importancia de «ser constante, esforzarse y saber hasta dónde se quiere llegar»

DANI BUSTO OVIEDO.

Alberto Suárez Laso fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a la primera jornada de la Cátedra de Cultura Iberoamericana y Deporte, organizada ayer en el Edificio Histórico de la Universidad, en Oviedo, y en la que también participaron el jinete Cayetano Martínez de Irujo y el rector de la Universidad, Santiago García Granda.

El atleta paralímpico repasó su trayectoria deportiva y explicó los motivos que le llevaron a dedicarse al atletismo tras sufrir una enfermedad ocular. En su ponencia, cargada de anécdotas, Suárez Laso comentó que los diagnósticos médicos le motivaron «a seguir adelante» y valoró la importancia de apoyarse en sus compañeros de entrenamientos. También respondió a varias de las preguntas del público presente, numeroso, que llenó los bancos del Aula Magna.

Explicó que para afrontar maratones «es necesario tener una constancia, un esfuerzo y querer saber a dónde quieres llegar». En este punto también bromeó y comentó entre risas un pequeño truco para no pensar en los 42 kilómetros que se tienen por delante: «Es importante fijarse en los lugares bonitos y llamativos que recorres para no pensar en lo demás».

El atleta asturiano también repasó sus entrenamientos a lo largo de cada ciclo olímpico y advirtió que, una vez lograda la medalla de oro, como en su caso sucedió en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, se puede caer en el riesgo de relajarse. «Lo más difícil es mantenerse en lo más alto», señaló.

Fotos

Vídeos