El Comercio

Fabio Santana entra a canasta para anotar.
Fabio Santana entra a canasta para anotar. / MARIO ROJAS

Primera alegría del Oviedo en Pumarín

  • El Unión Financiera cimentó la segunda victoria de la temporada en una gran segunda mitad de partido

El primer encuentro oficial del Unión Financiera Baloncesto Oviedo en la temporada 2016-17 de la LEB Oro en Pumarín no pudo tener mejor resultado. Los locales lograron el triunfo (85-74) ante el Calados Robusta.

Los riojanos llegaron a Oviedo con la intención de resarcirse ante los hombres de Carles Marco, en una cancha talismán para ellos, de la dura derrota sufrida en la jornada inaugural. Durante los primeros compases del encuentro, el Unión Financiera sufrió con la defensa marcada por Antonio Pérez, lo que les llevó a recurrir al tiro exterior. Una diferencia que llegó a la máxima de nueve puntos (12-21), con un Alberto Ruiz de Galarreta al mando de su equipo.

A los problemas en ataque en el bando local se le unió una baja intensidad en la lucha bajo el aro. Un déficit reflejado en los escasos cinco rebotes, por los trece de los riojanos. Todo cambió en el arranque del segundo cuarto, en el que los lanzamientos que antes no entraban, entonces sí lo hacían. Eso llevó al Unión Financiera a darle la vuelta al marcador, con parcial de 16-4 (33-27).

Con el equipo y la afición de Pumarín al alza, el conjunto de Antonio Pérez respondía con un parcial de 1-14 que volvía a dejar las cosas como al arranque del cuarto. Carles Marco solicitó un tiempo muerto para frenar el vendaval riojano y logró su objetivo lleggando al descanso con 41-42.

Tras la reanudación, la importancia de la victoria hizo mella en los dos quintetos. La presencia en pista de Mouhamed Barro, junto a un buen Miquel Salvó, permitió a los de Marco tomar una pequeña ventaja de seis puntos con la que llegaron al final del cuarto.

En el momento de la verdad, los carbayones asestaron el golpe de efecto con un parcial de 21-3 en tres minutos (83-66). A pesar de un intento de reacción por parte de los visitantes, los riojanos no lograron más que maquillar el marcador.