El Comercio

Andrea Malanda, de nuevo la máxima anotadora por parte del Adba, conduce el balón.
Andrea Malanda, de nuevo la máxima anotadora por parte del Adba, conduce el balón. / MARIETA

El Víctor Antuña Adba se impone a un Arxil negado de cara al aro local

  • Las avilesinas logran la primera victoria del curso en su debut en casa a base de intensidad y poderío reboteador

En dos jornadas, el Inmobiliaria Víctor Antuña Adba ya ha conseguido igualar los números de la temporada pasada: una victoria. El conjunto avilesino se impuso ayer al sobre el papel potente Arxil (57-47) en un choque en el que el conjunto dirigido por Pepe Vázquez se mostró más intenso y acertado en el tiro que su rival. No en vano, el cuadro gallego firmó un 56 por ciento en tiros libres y no anotó ni un solo triple de los dieciséis intentados.

Pese a los condicionantes de un Adba que todavía está en pleno proceso de adaptación y que contaba con la trascendente baja de la serbia Tatjana Zivanovic, desde el primer cuarto se pudo atisbar que los dos puntos podían quedarse en el Quirinal en la tarde noche de ayer. Pese a practicar un buen baloncesto y generar situaciones de tiro bastante claras, el cuadro gallego demostró durante todo el encuentro estar negado de cara al aro rival y el equipo avilesino no debía dejar escapar tal oportunidad de triunfo.

Además de aprovecharse de los errores de rival, el equipo de Pepe Vázquez mejoró el acierto reboteador con respecto a la primera jornada. Las avilesinas capturaron sólo cinco rebotes menos que un equipo que cuenta con Minata Keita, una de las mejores pívots de la liga, y se mostraron intensas, solidarias y muy concentradas durante prácticamente la totalidad del choque, con algún lapsus comprensible.

A sufrir

Después de tres cuartas partes del partido muy apacibles, con el Adba siempre por delante en el electrónico, la tensión llegó al Quirinal en el último cuarto, cuando el Arxil se llegó a colocar a un punto de las locales. Para fortuna avilesina, el cuadro gallego estaba en bonus y, merced al acierto desde la línea de tiros libres, el Adba despertó a tiempo para dejar los dos puntos en casa. Cual Cholo Simeone, Pepe Vázquez se metió a la afición en el bolsillo pidiendo apoyo, brazos en alto, en los momentos más delicados de su equipo. La grada respondió y las jugadoras fueron testigos de un ambiente baloncestístico ideal.

Como nombres propios destacó una vez más Andrea Malanda, que se echó al equipo a la espalda en el tramo final, pese a dos inoportunas pérdidas. A ella se unió Piki, demostrando un gran lanzamiento de dos y de tres puntos.