El Comercio

Zivanovic en el partido amistoso ante el Bembibre.
Zivanovic en el partido amistoso ante el Bembibre. / MARIETA

Zivanovic deja el Adba por falta de adaptación deportiva y social

  • La jugadora serbia no se sentía cómoda en Avilés ni en el equipo de Pepe Vázquez y el club busca un recambio en Europa

Su experiencia avilesina apenas ha durado un mes y un partido oficial. La pívot serbia Tatjana Zivanovic decidió de manera unilateral romper su vinculación contractual con el Adba y regresar a su país para jugar en el equipo del equipo de su ciudad, el Kraljevo. La ausencia de vida social en nuestra ciudad, expuesta por la propia baloncestista y la falta de adaptación al equipo, son los principales motivos de su marcha. Tampoco terminó de encajar en el sistema de trabajo y la exigencia de Pepe Vázquez. Todo ello hizo dar marcha atrás a la jugadora serbia y volver a su país.

La decisión de solicitar la baja la comunicó Zivanovic el pasado jueves al director deportivo del club, Amalio Álvarez, que junto a la directiva y cuerpo técnico decidieron silenciar el tema para no distraer la atención en el partido ante el Arxil, que por cierto el Adba ganó sin la presencia de Zivanovic. La serbia había padecido la semana pasada una gastroenteritis, que fue el motivo oficial de su ausencia en el primer encuentro de Liga en casa, que habría jugado sin duda de no tener decidido dar dejar el equipo.

Tatjana Zivanovic, pívot de 1.89 de altura y 26 años, deja el Adba tras jugar un solo partido, en Barcelona ante Les Corts, en el que estuvo en pista 21 minutos dejando como aportación estadística cuatro rebotes y sin estrenar su casillero anotador. En el partido amistoso frente al Bembibre, la serbia anotó una canasta, la única de su fugaz paso por el equipo de Pepe Vázquez, al que le urge contar en el menor plazo de tiempo posible con una sustituta. «Es un contratiempo, pero si no estaba contenta ni implicada al cien por ciento su decisión es correcta, necesitamos jugadoras comprometidas».

A buscar en el mercado

El entrenador gallego ha tenido que repartir su trabajo, desde que supo la decisión, en preparar los partidos, el del sábado pasado y el de mañana, además de comenzar el rastreo de una sustituta para la pívot serbia. Con el mercado nacional sin efectivos de garantías y el norteamericano inaccesible por razones económicas, el Adba destinará el contrato que tenía Zivanovic a una comunitaria.

Pepe Vázquez será quien elija dentro de un grupo de pívots que ya están en cartera de distintos países. «Tenemos varias opciones y aunque hay poco tiempo, lo vamos a estudiar bien para acertar», reconoce el técnico, ocupado este fin de semana en el partido de mañana en Barcelona ante el Lima Horta.