El Comercio

La NBA más española

  • La mejor Liga del mundo comienza esta noche con diez jugadores nacionales

Repiten como grandes favoritos al título de la NBA los Cavaliers de LeBron James y los Warriors de Stephen Curry por tercer año consecutivo, pero el maná televisivo que ha caído sobre la Liga norteamericana ha provocado un récord de jugadores españoles en la nueva temporada que comienza este martes. A los seis ya conocidos, aunque solo Marc Gasol, Ricky Rubio y Nikola Mirotic continúan en el mismo equipo, se unen este curso un veterano que regresa (Sergio Rodríguez, a Filadelfia) y tres jóvenes que no han querido esperar más para dar el salto a la mejor Liga del mundo: Álex Abrines (Oklahoma) y los hermanos Juancho (Denver) y Willy Hernangómez (Nueva York). Pau Gasol ha cambiado los Bulls por los Spurs, José Manuel Calderón los Knicks por los Lakers y Serge Ibaka los Thunder por los Magic.

Entre la decena de nacionales, solo Pau Gasol forma parte de un equipo con aspiraciones reales de luchar por el anillo, con Tony Parker, Manu Ginóbili y Kawhi Leonard en una franquicia en la que ya no está el retirado Tim Duncan, a quien ha sustituido el ala-pívot catalán. También se ha quedado la NBA de Kobe Bryant y de Kevin Garnett, pero el campeonato presume de una rentabilidad financiera que le permite, no solo mantener y mejorar los sueldos de sus grandes estrellas, sino también relanzarse globalmente gracias a un nuevo contrato de televisión por el que la Liga ingresará 2.600 millones de dólares anuales hasta 2024. Además, la inversión por patrocinio también se ha incrementado hasta los casi 800 millones de dólares.

Sin embargo, los jugadores, cuyo convenio colectivo concluye el próximo mes de diciembre, reclaman un reparto más equitativo de las ganancias, con un aumento de sueldos para los novatos y la posibilidad de modificar los salarios si cambian de equipo, por lo que sobre la NBA se cierne de nuevo la amenaza de un 'lockout' (huelga). De momento, el jugador mejor pagado del mundo, LeBron James, cobrará 31 millones de dólares esta temporada, por delante de Kevin Durant -el gran fichaje de los Warriors-, James Harden, Russell Westbrook y el dominicano Al Horford (26,5 millones).

Junto a Pau Gasol (cobrará 15 millones de dólares esta temporada en San Antonio), Durant y Horford han protagonizado los principales movimientos del verano en un mercado que ha lastrado a la Liga Endesa y ha atraído más que nunca a jugadores españoles, con una oferta irrenunciable de los Sixers a Sergio Rodríguez (ocho millones de dólares por un año) y de los Thunder a Álex Abrines (17 millones por tres temporadas).

El mayor de los Gasol, en cambio, ha preferido fichar por dos años (30 millones de dólares en cada uno) por la franquicia que deseaba y ponerse a las órdenes de un técnico que siempre le ha pretendido, Gregg Popovich, renunciando a un salario superior al que le ofrecía Portland, que alcanzaba los 40 millones.

A quien todavía no ha podido convencer la NBA es a Sergio Llull, una de las figuras más relevantes del baloncesto europeo que insiste en que para él no es importante el dinero y, por ello, ha decidido continuar en el Real Madrid.