El Comercio

Víctor Pérez bota el balón en presencia de Dani Pérez.
Víctor Pérez bota el balón en presencia de Dani Pérez. / A. PIÑA

Nuevo reto para el Unión Financiera

  • Los ovetense reciben en Pumarín a un imbatido Actel Força Lleida, líder en solitario de la LEB Oro

Tras sufrir la segunda derrota de la temporada, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo vuelve esta tarde (18.30 horas) al Polideportivo de Pumarín para intentar recuperar la senda del triunfo. Aunque su objetivo no será fácil, puesto que recibe al líder de la LEB Oro, el Actel Força Lleida, que todavía no conoce la derrota.

Los de Carles Marco se amparan en su fortaleza en casa, donde lograron imponerse ante el Calzados Robusta y Cáceres Patrimonio de la Humanidad, para resarcirse ante el equipo catalán del mal sabor de boca que supuso la derrota en Palencia. Además, la historia está del lado ovetense, ya que de los seis enfrentamientos previos entre los dos conjuntos en cinco de ellos la victoria fue para el OCB.

Por el contrario, el único triunfo ilerdense se remonta al 24 de enero del 2014, en la primera visita del Unión Financiera al Pavelló Barris Nord, donde cayeron por 93-81. De aquel encuentro solamente podrán repetir presencia en el duelo de esta tarde tres jugadores, Víctor Pérez en los carbayones, y Juan Pablo Sutina y Alfonso Alzamora en el Lleida.

El arranque de temporada del equipo que ahora dirige Borja Comenge es totalmente opuesto a lo que fue el final de la campaña 2015-16. En ella, los catalanes, bajo las órdenes del ovetense Joaquín Prado, ahora entrenador del Basket Navarra en LEB Plata, concluyeron la fase regular como colista, con una racha de cuatro derrotas consecutivas y tan solo nueve victorias en los treinta partidos ligueros.

Con una gran renovación en la plantilla, en estas primeras jornadas destaca en especial la figura de Luka Rupnik. En su debut en la Liga española, el base esloveno cuenta con la tercera mejor valoración de la LEB Oro, con 21,2 tantos.

Rupnik lidera el ránking de asistencias de la categoría, con un promedio de 7,4 por encuentro, a lo que suma una aportación media de 14,4 puntos, la segunda mejor cifra del equipo, con gran acierto tanto en el tiro interior como exterior. Posición esta última desde la que logra el 54,17% de sus puntos. También trabaja en defensa, al promediar 3,4 rebotes en los cerca de 27 minutos que está sobre el parqué.

Otra de los pilares del nuevo Lleida es el escolta norteamericano Garrett Nevels, máximo anotador del equipo, con una media de 14,6 puntos. Uno de los puntos fuertes del planteamiento táctico de Borja Comenge es su fortaleza en la lucha sobre la pintura, donde cuenta con el ala-pívot brasileño Leonardo Demetrio, quien llegó a la localidad ilerdense tras su paso por la ACB con el Fuenlabrada. A él se suma el pívot senegalés Papa Abdoulaye Mbaye, procedente del filial del Barcelona.

Entre ambos suman el 40% de los rebotes del Lleida y el 31% de los puntos en lanzamientos interiores, con Demetrio como tercer máximo anotador del equipo, al promediar 13,8 puntos.

Otra de sus estrellas es el alero Mikel Feliú, quien en su retorno tres temporadas después al Lleida suma su duodécima campaña consecutiva en la categoría. El alero aporta su sabiduría en una plantilla de debutantes en el vestuario y sobre la cancha promedia 11,8 puntos y 2,8 rebotes, en los casi 21 minutos que juega por partido.