El Comercio

Sufrida alegría sobre la bocina

El técnico Carles Marco da indicaciones durante un tiempo muerto.
El técnico Carles Marco da indicaciones durante un tiempo muerto. / EL MEDITERRÁNEO
  • El Unión Financiera se lleva la victoria con una canasta en el último suspiro

  • Edu Hernández-Sonseca culminó la remontada de los ovetenses, que perdían de siete puntos a tres minutos para el final del encuentro

La segunda victoria foránea del Unión Financiera Baloncesto Oviedo se hizo esperar ya que tuvieron que pasar siete semanas desde el primer triunfo a domicilio en Orense. También lo hizo en el propio partido, ya que llegó tras un final no apto para cardiacos, en el que el conjunto de Carles Marco remontó un partido que se le puso cuesta arriba en el último cuarto.

El marcador final de 63-64 ante el Tau Castelló deja patente la igualdad que se vivió en el Pabellón Municipal Ciudad de Castellón, donde a tres minutos del final la afición castellonense saboreaba el tercer triunfo del conjunto de Toni Ten. Su equipo contaba con una renta de siete puntos (63-56) e iba en clara progresión, mientras que los ovetenses estaban totalmente noqueados.

Pero la casta de los carbayones, y en especial la figura del pívot Edu Hernández-Sonseca, MVP del partido, que justificó su fichaje al echarse el equipo a la espalda en el momento clave, logró obrar el milagro. Un parcial de 0-8, con seis de los puntos del pívot madrileño, cuatro desde la línea del tiro libre y el gancho sobre la bocina, resolvió el partido a favor de los azules.

A esta victoria in extremis se llegó tras un mal encuentro de ambos conjuntos, que no tuvieron su noche en lo que acierto a canasta se refiere, con un porcentaje los castellonenses del 33,3% en tiro de campo, por un 34,5% del Unión Financiera. Una circunstancia que se reflejó ya desde el primer cuarto, que concluyó con un 17-12.

Tras ese marcador tan corto, llegaron los mejores minutos del cuadro de Carles Marco, en los que lograron alcanzar su renta máxima de nueve puntos (26-35), a pesar de no dejar las buenas sensaciones de los últimos enfrentamientos. El tercer cuarto se inició con un parcial de (11-2) del Castellón, con el que se pusieron de nuevo las tablas a 43 puntos.

Esta reacción local vino motivada por un cambio en el planteamiento defensivo que dibujó Toni Ten sobre su pizarra, con el que anegó totalmente el juego interior de los carbayones. A pesar de los intentos de Carles Marco por buscar una alternativa con las variaciones de esquema, el partido se les escapaba poco a poco, al marcharse el Tau en el electrónico.

Un Tau Castelló que contaba con el liderazgo de todo un veterano de la LEB Oro, Borja Arévalo, quien logró doce puntos, seis rebotes y dos asistencias. Junto al base, el pívot senegalés Maodo Nguirane fue su máximo exponente ofensivo con 16 puntos, mejor cifra de todo el partido frente a los 14 de Hernández-Sonseca.

La semana que viene el Unión Financiera buscará su cuarta victoria consecutiva. Lo hará ante su afición, al recibir el sábado, a las 18.30 horas, en Pumarín a uno de los líderes de la categoría, el Retabet.es GBC.