El Comercio

El Unión Financiera Oviedo reta al líder de la LEB Oro

  • Pumarín espera la llegada del poderoso Guipuzkoa, que busca su retorno a la máxima categoría del baloncesto nacional

La LEB Oro volverá a poner sus ojos mañana en Pumarín, donde se vivirá uno de los mejores encuentros de la decimoprimera jornada. El Unión Financiera Baloncesto Oviedo recibirá a partir de las 18.30 horas a un histórico de la ACB, el Gipuzkoa Basket, con la denominación de Retabet.es GBC.

Los guipuzcoanos, dirigidos por Porfirio Fisac, buscan retornar por la puerta grande a la máxima categoría nacional, la cual abandonaron la temporada pasada tras ocho años consecutivos entre la élite.

De momento, el objetivo del ascenso se mantiene muy vivo para el Gipuzkoa al liderar en solitario la clasificación de la LEB Oro tras la celebración de las primeras diez jornadas.

Los vascos suman un bagaje de ocho victorias y dos derrotas. El último traspiés de los de Fisac, y el único fuera de su feudo, supuso una de las grandes sorpresas de la séptima jornada, puesto que cayeron por 73-58 ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Un conjunto que en ese momento ocupaba la penúltima posición de la tabla y sólo contaba con una victoria en su casillero.

Sin embargo, tras aquel encuentro, el Gipuzkoa encadenó tres victorias consecutivas ante rivales directos por el ascenso: el Palencia, al cual venció (73-69) en el Polideportivo José Antonio Gaska; el Lleida, que era líder, y al que superó por tan sólo dos puntos (71-73) en su visita a tierras catalanas; y finalmente, la semana pasada, de nuevo en San Sebastián, ante otro equipo que partía como líder de la LEB Oro, el Lugo, al que venció por quince puntos (80-65).

Con esta racha triunfal, los donostiarras, que cuentan en sus filas con Lander Lasa, exjugador del OCB, pondrán a prueba el mejor arranque liguero de la historia del Unión Financiera.

Los de Carles Marco, que deberán suplir de nuevo la ausencia del escolta Víctor Pérez, vienen de igualar su mejor racha de la temporada, con tres victorias consecutivas, al romper la semana pasada su maleficio fuera de Pumarín. En sus manos estará la posibilidad de situarse líderes de la LEB Oro, siempre que dobleguen al conjunto vasco. Para el alero Miquel Salvó, el hecho de jugar en casa es un punto a su favor. «Pumarín nunca falla y esperamos encontrar un fortín lleno que nos ayude hasta el final», apunta el tarraconense, quien añade que «siempre tenemos ese plus en casa que nos lo da nuestra afición empujando en cada jugada, por lo que esperemos que este sábado -por mañana- sea aún mejor».