El Comercio

Al Unión Financiera se le apaga la luz

Carlos Martínez conduce el balón, apoyado por su compañero Hernández-Sonseca.
Carlos Martínez conduce el balón, apoyado por su compañero Hernández-Sonseca. / EL FARO DE MELILLA
  • El conjunto ovetense vuelve a sufrir en su visita a Melilla, donde no estuvo a la altura

En su peor encuentro de la temporada, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo dejó nuevamente patente el maleficio que arrastra en sus visitas al Pabellón de Deportes Javier Imbroda, de la Ciudad Autónoma de Melilla, donde registró una nueva y dolorosa derrota ante el conjunto local (71-51). Un traspié que se suma a la de la temporada pasada por treinta puntos (95-65), y a la de hace dos, por diecinueve (83-64).

Los de Carles Marco tuvieron una noche aciaga tanto en ataque, con un 34,6 por ciento de acierto en lanzamientos de 2 puntos y un 10 por ciento en tiros desde el perímetro, como en defensa, faceta en la que lograron 28 rebotes por los 37 del Melilla. Además, el Unión Financiera facilitó la entrada en canasta a los de Alejandro Alcoba.

Tan sólo en los primeros cinco minutos del partido, los dos conjuntos se mostraron muy parejos, puesto que de un marcador de 10-9 se pasó al 26-11 con el que se llegó al final del cuarto. Fue una desaparición total de los carbayones, quienes tuvieron únicamente en la figura de Miquel Salvó a su mejor hombre.

El segundo cuarto fue una continuación del anterior, con un parcial inicial de 12-6 para los melillenses. Puso freno el técnico carbayón con un tiempo muerto que pareció dar sus frutos. Tras el mismo, el Unión Financiera redujo la diferencia de los 21 puntos (38-17) a los diez (38-28) en cuatro minutos. Esta mejoría hizo soñar por un momento con la remontada. Una ilusión que tomó fuerza tras la reanudación del partido con una canasta de Edu Hernández-Sonseca y cinco puntos de Mouhamed Barro. El Oviedo se ponía tan solo siete abajo (40-33).

Pero, como ya sucediese en el primer cuarto, el equipo azul se volatilizó con una mala elección en el tiro y una floja defensa. Eso fue aprovechado por los hombres de Alejandro Alcoba para tomar nuevamente distancias en el electrónico. Con un parcial de 18-2 establecieron su renta en los 23 puntos (58-35), a menos de un minuto para finalizar el tercer cuarto.

Los últimos diez minutos no hicieron más que ratificar la mala noche del Unión Financiera al no verse ningún intento de reacción por tratar de maquillar el marcador de cara a posibles empates a final de temporada. El Melilla a punto estuvo de hacer más sangrante su victoria al llegar a alcanzar su máxima renta del encuentro, 24 puntos (64-40), a poco más de cinco minutos para el final del enfrentamiento.

Oliver Ortega fue el MVP del encuentro con un 22 de valoración, al lograr un doble-doble, con 11 puntos, 11 rebotes y 2 asistencias.

El Unión Financiera tendrá el sábado la oportunidad de resarcirse de esta derrota. Recibirá al Leyma Coruña (Pumarín, 18.30 horas), un conjunto al que los carbayones le tienen tomada la medida tras ganarle los últimos siete enfrentamientos oficiales. Los gallegos son además rivales directos por el liderato de la categoría.