El Comercio
Rudiane Eduardo intenta un lanzamiento a canasta ante el Celta Zorka.
Rudiane Eduardo intenta un lanzamiento a canasta ante el Celta Zorka. / PATRICIA BREGÓN

Cuatro finales para el Víctor Antuña Adba

  • El conjunto avilesino está a un punto de salir del descenso a Primera Nacional y mañana visita a un rival directo como el Añares Rioja Iraurgi

Ha llegado la hora de la verdad. Ya no hay marcha atrás. A menos de un mes para la conclusión de la liga regular (8 de abril), el Inmobiliaria Víctor Antuña Adba se deberá enfrentar a cuatro finales en este tramo definitivo de la competición, tres de ellas ante rivales directos en la lucha por la permanencia en la categoría. La racha de tres triunfos en los últimos cinco choques ha llenado de moral al conjunto avilesino, que espera conseguir su primera victoria a domicilio de la temporada, mañana frente al Añares Rioja Iraurgi, conjunto que tan solo suma un triunfo más que las chicas de Adrián Yáñez en lo que va de curso.

En el partido de ida, la victoria se quedó en El Quirinal por 59-46, por lo que, de ganar mañana, el Inmobiliaria Víctor Antuña Adba saldría del descenso después de muchos meses para depender de sí mismo hasta la conclusión de la liga. Los otros tres rivales que esperan a las avilesinas en este sprint final son el Snatt's Femení Sant Adriá, segundo clasificado, en El Quirinal, el Universidad de Oviedo, rival directo, fuera, y el Durán Maquinaria Ensino, también inmerso en la lucha por la salvación, en casa.

El calendario invita al optimismo, pues el Adba recibe en El Quirinal, donde ha ganado siete partidos de once disputados esta temporada, a los dos rivales más difíciles de los cuatro que restan, mientras que visitará al Añares Rioja y al Universidad de Oviedo, cuyas plantillas son bastantes similares a la que dirige Adrián Yáñez. Más difícil se postula el derbi regional, pues en El Quirinal, en la primera vuelta, la victoria cayó para el bando ovetense por un doloroso 65-73. En cualquier caso, un basketaverage de ocho puntos en contra tampoco es irreversible.

En estos momentos, se encuentran peleando por la salvación Segle XXI y Durán Maquinaria Ensino (en la primera vuelta el Adba cayó en Galicia por 82-51, por lo que el basketaverage se puede decir que está perdido) con 9 victorias, Añares Rioja Iraurgi y Universidad de Oviedo con ocho, Adba con siete y Ponce Valladolid, ya descolgado, con cuatro.

En cuanto a las sensaciones, la motivación y la ilusión han inundado el vestuario del Adba, que con la llegada de Adrián Yáñez al banquillo -pese al buen trabajo de Pepe Vázquez- y el apoyo de Sara Sánchez en la pista ha multiplicado su rendimiento. El ambiente entre las jugadoras es inmejorable y en El Quirinal no se habla de otra cosa que de conseguir la permanencia en la categoría en la cancha.

Todos los sentidos y los esfuerzos están puestos en el partido de mañana, el cual podría significar un verdadero punto de inflexión en este sprint final liguero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate