El presidente del club ovetense, Fernando Villabella.
El presidente del club ovetense, Fernando Villabella. / M. ROJAS

baloncesto

«Debemos valorar los momentos maravillosos que estamos viviendo»

  • Fernando Villabella, presidente del Oviedo Club Baloncesto: «No sé si lograremos el ascenso a la ACB este esta temporada, pero me encantaría»

El Oviedo Club Baloncesto vive un momento dulce en la mejor temporada de sus poco más de diez años de historia. Lo hace con su primer equipo, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, a punto de disputar por tercera ocasión los 'play off' de ascenso a la ACB, y con un nueva sede en el horizonte, que permitiría el crecimiento de la pasión por el baloncesto en la ciudad. El presidente de la entidad, Fernando Villabella, al frente del proyecto, analiza el presente y futuro de la entidad ovetense.

A falta de lo que suceda en los 'play off', la temporada del equipo quedará para el recuerdo.

Es todo un éxito. Sobre todo porque contamos con un presupuesto de 425.000 euros, mientras que el otro día leía que la asamblea del Melilla aprobaba un presupuesto de 1.400.000 euros. Y ya no le quiero decir cuánto tendrán el Lugo, Burgos o Palencia. Conseguir en cuatro años llegar tres veces a los 'play off' es todo un logro, pero no podemos dejar de mirar hacia atrás porque alguna vez la suerte o la elección de los jugadores no saldrán bien y esto puede ser que se acabe. Debemos valorar los momentos maravillosos que estamos viviendo ya que puede que un día se esfumen.

Con el trabajo hecho a falta de dos jornadas, ¿qué rival le gustaría para la primera eliminatoria?

Al ser algo que no depende de nosotros, ya que hay varios equipos en la terna, estoy más preocupado por el tema económico que el deportivo. Lo único que me gustaría es que el desplazamiento no sea caro. A buen seguro que Carles Marco tendrá otra visión del rival que prefiere, pero yo miro por el factor económico.

De los posibles candidatos, La Coruña y Ourense son los más cercanos. Luego, por contra, aparecen el Melilla, Palma y Lleida.

Si de por sí un viaje a Palma resulta caro, el desplazamiento a Melilla costaría 7.000 euros. En este caso, y siendo positivos, diría que quien más se tendría que preocupar del rival son ellos, puesto que tendrán que venir a jugar dos partidos a Pumarín. En definitiva, ojalá sea un rival asequible, que Pumarín registre nuevos llenos y que logremos el pase de ronda.

A principio de temporada no se imaginaban levantar la Copa Princesa. Y se logró. ¿Piensa ahora el ascenso?

Estamos más cerca que otras veces, pero un 'play off' es muy complicado. Tenemos la experiencia del año pasado, cuando creíamos que el Huesca sería un rival asequible, pero nos ganó los dos partidos en Pumarín y a los quince días nos quedamos fuera. Que vayamos a conseguir el ascenso este año, no sé si será, pero me encantaría. Vamos a ser optimistas e ir paso a paso. Primero hay que pensar en que vamos a la ronda inicial y luego ya miraremos las siguientes.

Con la eliminación de canon de la ACB, parece que el ascenso sería más posible para los equipos.

A día de hoy, no hay canon. Y la ACB no lo puede imponer. Seguro que habrá unos requisitos económicos, pero deberán ser razonables, no como hasta ahora. Lo que considero es que ya sea desde el Consejo Superior de Deportes, Gobierno o el propio ministro, se deberían tomar cartas en el asunto sobre esta problemática para ratificarla porque nos podríamos ver involucrados en un largo proceso judicial, en el cual la ACB se enroque, siendo nefasto para la competición y para el baloncesto.

Desde el Ayuntamiento de Oviedo se trabaja para cumplir con el otro requisito para la ACB: el pabellón. ¿En qué situación se encuentra ese proyecto?

Nos encontramos en la fase previa al proyecto, como es la redacción del mismo, el cual se deberá sacar a licitación, indicando los requerimientos que se deberán cumplir en el nuevo pabellón. Después de esto ya llegará el momento de la construcción. Considero que, si la redacción del proyecto se logra antes de que acabe este año, será un gran paso. Luego será el tiempo para llevar a cabo las obras, que supongo que rondarán los dos años.

Esto implica que, en el caso de lograrse el acenso, el equipo deberá buscar una nueva sede.

Lamentablemente, la única salida que hay es ir al Palacio de los Deportes, una opción que a nadie le gusta, dadas las condiciones que presenta para el baloncesto. Pero lo que está claro es que, si estamos en la ACB y necesitamos un aforo de 5.000 personas, no hay más alternativas que irse a otra ciudad o al Palacio. Y parece que lo más lógico es quedarse en las instalaciones ovetenses.

Independientemente del ascenso, lo que estaba claro es que el equipo necesitaba un nuevo pabellón, ya que el actual Pumarín limita el crecimiento social de la entidad.

Con el aforo actual de Pumarín, limitábamos el crecimiento del club por una cuestión tan básica como el precio de los abonos. Si tuviéramos un aforo de 5.000, 4.000 o 3.000 asientos, el precio de los abonos podría ser más económico, lo que atraería a más gente, con lo que lograríamos más recursos. Pero con las actuales 1.500 localidades, queda poco margen. Y es lo que tenemos.

La buena marcha deportiva del primer equipo, además de lograr un mayor apoyo por parte de aficionados, también repercute en mayores ingresos por parte empresas patrocinadoras.

El presupuesto del club se divide en un 35% de financiación pública y un 75% por parte del sector privado, algo que habla bien de nosotros. A medida que vayamos teniendo reconocimiento en los medios, como la portada de ayer en EL COMERCIO, nos ayuda a que hablen bien de nosotros y que la gente lo vea como un proyecto atractivo. Los éxitos deportivos nos ayudan a que sea más fácil vender baloncesto y el Oviedo Club Baloncesto que hace seis años, cuando el equipo se quedó sin patrocinador principal tras la marcha de FEVE.

El martes realizaron la foto oficial del club, en la que se mostró el trabajo que se lleva con la cantera.

Desde los inicios del club, teníamos claro que no tenía sentido contar con un equipo profesional y llegar lo más lejos posible con el, si luego no tienes una cantera. Unas categorías inferiores que no sean sólo para jóvenes superespecializados, sino que estén abiertas a todos ya que tienen derecho a disfrutar del baloncesto. Pero siempre con el objetivo de que sean asturianos, ya que entendemos que mucho del trabajo que hacemos lo realizamos con recursos y debemos destinarlos a que los asturianos avancemos en el baloncesto.

En ese aspecto, tras la marcha de Diego Sánchez, el primer equipo no cuenta con ningún jugador de la tierra. Y es algo que se echa en falta.

Al único jugador que podríamos fichar con nivel para la LEB Oro sería Saúl Blanco, quien, además de estar lesionado, supongo que tendrá aspiraciones más altas que las de militar en un equipo de la segunda división. Sabíamos que esto iba a pasar, que llegaría un lapso de tiempo entre que los jugadores asturianos que estaban fuera y volvían a casa a finalizar su carreras, y que nuestra cantera comenzase a crecer. Además no es sencillo tener una producción continuada de jugadores para el primer equipo, pero, si hubiera jugadores asturianos de nivel para estar en el club, los tendríamos.