baloncesto

Unión Financiera | Última alegría antes del ‘play off’

fotogalería

Encuentro entre el Unión Financiera y el Sáenz Horeca. / Mario Rojas

  • El Unión Financiera cierra su etapa liguera en casa con una victoria muy sufrida ante un Sáenz Horeca que a punto estuvo de dar la sorpresa

Quien pudiera pensar que un partido entre dos equipos, sin nada en juego, no podía tener ningún aliciente que le diese un punto de emoción, este viernes tuvo la demostración de que se equivocaba.

Con unas gradas de Pumarín algo mermadas de aficionados, ante la hora del partido y la coincidencia con el fútbol, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo y el Sáenz Horeca Araberri dieron un gran espectáculo de juego, luchando hasta el final para llevarse el triunfo en el partido.

Los ovetenses, con la baja de última hora de Edu Hernández-Sonseca, con unas molestias en la espalda que le llevaron a tomar la decisión de no arriesgar ante la proximidad de los ‘play off’, saltaron al parqué de Pumarín con el único objetivo de regalar una nueva alegría a su afición en su despedida de locales de la fase regular de la LEBOro.

Los primeros minutos fueron de claro dominio de los de Carles Marco, que, a base del acierto en el tiro exterior, llegaron a tomar una renta máxima de catorce puntos (25-11). No obstante, esta se vio reducida en los compases finales del cuarto para cerrarse el mismo con una ventaja de diez puntos.

A pesar de tener una plantilla corta de efectivos –tan sólo jugaron siete hombres en la primera mitad del partido–, los vitorianos no tiraron la toalla. Y, con el exoviedista Zaid Hearst como líder, pronto se metieron de nuevo en la lucha por el partido. Los puntos del escolta, a la postre máximo anotador del encuentro y MVPdel mismo, junto a los de Johny Berjanemeskel, permitieron a los suyos situarse a tan sólo seis de diferencia del Unión Financiera al descanso.

El equipo de Carles Marco sufría a la hora de elaborar las jugadas, amparándose en su tiro exterior para poder mantenerse vivo en los momentos difíciles.

Tras la reanudación, el dibujo sobre la pizarra del mierense Arturo Álvarez puso en apuros a los locales, que veían cómo por primera vez en el partido el equipo vitoriano se situaba al frente del electrónico. Aunque una canasta de Dani Pérez, evitaba que cerrasen el cuarto por delante.

Estrategia arriesgada

Con una estrategia arriesgada por parte de Marco, que situaba sobre la pista a sus tres bases, el Unión Financiera encontró la manera de frenar el ataque del Araberri, así como el camino para llegar a su canasta, certificándose así la decimocuarta victoria del año en Pumarín, el cual acogerá los dos primeros partidos de las eliminatorias de ascenso.