Al acecho de la zona alta

El congoleño Romaric Belemene hace una entrada a canasta durante el entrenamiento de la víspera en Pumarín. /  HUGO ÁLVAREZ
El congoleño Romaric Belemene hace una entrada a canasta durante el entrenamiento de la víspera en Pumarín. / HUGO ÁLVAREZ

El Unión Financiera buscará cerrar su periplo de tres encuentros consecutivos como local con un nuevo triunfo esta noche ante el Tau Castelló

HUGO VELASCO OVIEDO.

Sin tiempo para digerir la importante victoria del sábado ante uno de los equipos más fuertes de la LEB Oro, el Club Melilla Baloncesto, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo volverá a saltar esta tarde (20.45 horas, Vinx TV) al parqué del Polideportivo de Pumarín para disputar el tercero de los encuentros que juega de manera consecutiva ante su afición. Un partido en el que se medirá al Tau Castelló del técnico valenciano Toni Ten.

Los ovetenses, que tienen la única ausencia de Tadas Rinkunas, afrontan este compromiso con la moral reforzada después de reencontrarse con el triunfo en Pumarín, tras un arranque dubitativo de competición en su feudo donde se les escaparon tres partidos (Araberri, Prat y Cáceres). La imagen mostrada por los ovetenses en la última jornada ante el conjunto de la Ciudad Autónoma, cuando el equipo logró remontar un nefasto primer cuarto en el que llegaron a perder de 16 puntos, permite a los de Carles Marco soñar con volver a recuperar el tan temido por sus rivales 'efecto' Pumarín.

El nuevo encargado de poner a prueba el fortín ovetense será el Tau Castelló que se presenta en el capital del Principado con una racha de tres victorias consecutivas: Clavijo, Sammic y Coruña, que le hacen situarse en la octava posición de la tabla con un balance de cinco victorias y cinco derrotas, a un triunfo del Unión Financiera.

De cara a este partido Toni Ten tendrá la novedad del pívot norteamericano con pasaporte alemán, Jason Cain, que aterrizaba el pasado sábado en Valencia para suplir la baja por lesión de uno de los hombres fuertes del equipo castellonense en este arranque de liga, el ala-pívot Charles Nkaloulou, que sufre una fractura en el quinto metatarso del dedo meñique de la mano izquierda.

La incorporación del exjugador del Marín será uno de los puntos a tener en cuenta por la defensa carbayona, como apunta el propio Carles Marco, quien sabe de los problemas que puede sufrir el pívot ante la premura de su debut: «Tendrá poco tiempo de adaptación y si lo hacen jugar espero que ese tiempo no sea suficiente, ya que es un muy buen jugador, algo que ya ha demostrado en esta Liga, pudiendo ser un hombre determinante si está bien».

Ante la ausencia de Nkaloulou los pilares del juego del cuadro de Ten recaen en el pívot catalán Eduard Gatell, quien en su primer año en Castellón tras tres temporadas en Melilla es la máxima referencia ofensiva con un promedio de 13,5 puntos a los que suma 7,6 rebotes, mejor cifra del equipo, que le hacen contar con una valoración media de 17,2 tantos. Además de liderar el ranking de la categoría en cuanto a tapones a favor.

Junto al barcelonés se encuentran el también exmelillense Alfredo Ott, miembro del quinteto ideal de la jornada pasada como mejor escolta, el alero lituano Tautvydas Sabonis y el hombre que plasma sobre la pista las ideas del técnico castellonense, el base islandés Aegir Steinarsson

A pesar del buen momento por el que atraviesan los castellonenses Marco espera un enfrentamiento opuesto a la visto el sábado. «Va a ser un partido totalmente diferente al que hemos jugado ante Melilla», indica el técnico catalán quien considera que el duelo ante el cuadro de Toni Ten conllevará su dificultad: «Tau es una máquina de jugar bien y alegre, de correr, e intentar ser agresivos y con un juego poco estático. Son un equipo con confianza que lleva ya cinco victorias, y me gusta que estén arriba porque juegan de manera alegre y no especulan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos