Baloncesto

El Antuña Adba se queda al borde de la remontada y da vida al Tresa

Raquel Navarro trata de frenar el intento de anotar de Izabella Federico. / MARIETA
Raquel Navarro trata de frenar el intento de anotar de Izabella Federico. / MARIETA

El equipo avilesino lo dejó todo para el final de un mal partido en el que se esfumó la ocasión de encarrilar la permanencia ante un rival directo

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

En baloncesto debe pasar como en el fútbol, que eso de ganar dos partidos en casa cuando el calendario los pone consecutivos no es muy frecuente. Y eso fue lo que le pasó al Inmobiliaria Víctor Antuña Adba, que tras dar el golpe de gracia siete días antes ganando al Cortegada ayer cayó (61-66) ante uno de sus dos rivales regionales, el Tresa Basket Mar de Gijón. Un partido en el que las avilesinas estaban en la lona al final del tercer tiempo con un 46-62 demoledor, para rozar una remontada que finalmente se quedó a un palmo.

La consecuencia del partido es que las avilesinas dejan pasar una ocasión pintiparada de encarrilar la permanencia, y de paso le dan vida a un rival directo que llegaba a esta cita con una losa de siete derrotas consecutivas que rompen ante su rival favorito esta temporada, al que en la primera vuelta dio un repaso que ayer estuvo a punto de repetir cuando su ventaja estuvo en los veinte puntos de entonces.

No fue el día del equipo avilesino, al que durante tres cuartas partes del encuentro le faltó el alma que se necesita en esta categoría para poder ganar. La que expuso en el último tramo cuando defendió como dios manda. El Antuña Adba se puso a la faena cuando perdía 0-12 en el arranque del match y a duras penas pudo enderezar el entuerto en los momentos finales hasta el 16-18 del final. En el segundo cuarto sucedió tres cuartos de lo mismo y el Tresa siempre estuvo por delante con siete puntos de tope, reducidos a cuatro en el descanso, 33-37.

Lo sucedido en el tercer tiempo es difícil de explicar. Las avilesinas parecían infantiles y las gijonesas un equipo de rango, anotando triples, bandejas y bajo el aro gracias a la extrema languidez de las jugadoras de Juanjo García, concediendo segundas y terceras opciones. El descosido fue mayúsculo con un 12-25 de parcial para un 46-62 que invitaba a pensar en lo peor para el Adba, que además se quedaba sin Ashley Ezeh, quien no pudo participar más en el partido por una inflamación de rodilla cuyo diagnóstico aún no se conoce.

Con 17 puntos abajo y sin una de las dos extranjeras, la cosa empezó a cambiar en los albores del último cuarto porque al fin apareció la raza para defender y llegar a nublar la vista a un rival que entró en pánico, con ocho minutos, ocho, sin ver el aro. Tampoco es que las avilesinas afinaran mucho, pero a base de insistir con Sierra Moore y Raquel Navarro se fue reduciendo la diferencia hasta un 59-62 a tres minutos y medio del final. Joana Pereira tuvo en una contra la posibilidad de poner a su equipo a un punto y tras esa acción el Tresa logró su primera canasta cuando restaban dos minutos.

El equipo avilesino continuó buscando la heroica, pero ya no iba a poder culminar la remontada con un par de canastas de Ayela para amarrar un triunfo de oro para el conjunto de Alberto Fernández, el cuarto del campeonato, mientras el Antuña Adba se queda con los cuatro que tenía, en vísperas de visitar al Segle XXI, otro rival directo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos