Derrota con polémica final

Fabio Santana, del Unión Financiera, en un ataque del partido disputado en Pumarín, entre dos jugadores del Prat. /  PABLO LORENZANA
Fabio Santana, del Unión Financiera, en un ataque del partido disputado en Pumarín, entre dos jugadores del Prat. / PABLO LORENZANA

El Prat volvió a ganar seis años después en Pumarín tras conceder los árbitros una canasta a Marc Blanch por tocar Mouhamed Barro el balón con el reloj a cero

OVIEDO.

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo sufrió la segunda derrota de la temporada en Pumarín, con la que encadena dos jornadas consecutivos sin vencer, después de caer por 82-84 ante el CB Prat del técnico mierense Arturo Álvarez, en un encuentro que a punto estuvo de irse a la prórroga, ya que en el momento de sonar la bocina el marcador registraba un empate a 82.

Aunque segundos después de acabar el tiempo reglamentario los colegiados dieron validez a un lanzamiento de Marc Blanch, en el que a pesar de no entrar el balón por el aro, Mouhamed Barro tocaba el mismo cuando el reloj ya estaba a cero, lo que otorgaba automáticamente la canasta al equipo catalán. De este modo, rompía de esa manera su mala racha en el municipal ovetense donde no vencía desde el 2011, además de lograr su primer triunfo ante el OCB desde que militan en la LEB Oro.

Pero antes de llegar a esa fatídica jugada, el encuentro pasó por muchas fases diferentes. La primera de todas en un dominio claro del Prat en el cuarto inicial y parte del segundo, en el que llegaron a disfrutar de una renta de 14 puntos (12-26), gracias a su acierto desde el tiro exterior en los compases iniciales, y la poca fortuna de los ovetenses a la hora de cerrar el rebote ofensivo, ya que no se hicieron con el primero hasta el segundo cuarto.

La presencia sobre el parqué de Óliver Arteaga, de nuevo el mejor de los ovetenses, y a la postre MVP del encuentro de ayer, resultó clave para que el equipo iniciase su particular remontada antes de que llegara el descanso. Las combinaciones del pívot tinerfeño con Mouhamed Barro y Romaric Belemene en el juego interior permitió a los carbayones irse al vestuario a tan sólo un punto (46-47).

Tras la reanudación, la tónica ascendente del Unión Financiera tuvo su recompensa, y a pesar de que Belemene desaprovechó tres tiros libres nada más comenzar el cuarto, en una faceta que sigue pendiente de mejorar por los hombres de Carles Marco, una canasta de Mouhamed Barro puso por primera vez a los ovetenses al frente del marcador (48-47).

La igualdad era máxima en el ecuador de dicho cuarto con el empate a 53 en el electrónico, pero una falta técnica del Prat propició que el Unión Financiera alcanzase su máxima renta hasta ese momento, 5 puntos (58-53).

La claridad en el juego interior que faltó en los primeros minutos volvió a hacerse patente con Belemene, Barro y Arteaga en sus mejores versiones, aunque eso no permitió que el equipo pudiera tomar más renta de los cinco puntos, alcanzándose el final del cuarto con 70-66.

Una vez más todo se iba a tener que decidir en los últimos diez minutos, en los que los corazones de los aficionados, que no dejaron de animar en la grada de Pumarín se ponían a prueba. Con un tiro libre y una canasta, Barro elevaba la renta hasta los siete puntos (73-67), lo que supuso un revulsivo para el Prat que inició entonces un parcial de 0-13 que parecía dejar listo para sentencia el enfrentamiento.

Con los galones que se le esperan como capitán de los azules, Víctor Pérez tomó las riendas de los suyos para poner fin al parcial del Prat con un triple, y a continuación, en dos jugadas de auténtico veterano, ganarse ir a línea del tiro libre y poner el empate a 82 con 6,1 segundos para el final.

Precisamente, el jugador sevillano estuvo a punto de tener en su mano la opción del triunfo, al 'robar' en la siguiente jugada el esférico al Prat, pero la mala suerte hizo que el balón le botase en el pie, lo que propició el saque de banda a 2,94 segundos en el que llegó la polémica jugada de Marc Blanch.

Más

Fotos

Vídeos