Baloncesto

El factor cancha es una realidad

Mouhamed Barro trata de entrar a canasta ante la oposición de dos rivales. /E.C.
Mouhamed Barro trata de entrar a canasta ante la oposición de dos rivales. / E.C.

Con su triunfo sufrido ante el Iberostar Palma el Unión Financiera se asegura el factor cancha en la primera ronda de los play-off y se queda a una victoria de igualar su récord en la LEBOro

Hugo Velasco
HUGO VELASCOGijón

Como la novela de Robert Louis Stevenson el Unión Financiera Baloncesto Oviedo tiene el poder de transformarse del doctor Jekyll a mister Hyde en pocos minutos. Ayer lo volvió a evidenciar en el Polideportivo de Son Moix, donde a pesar de imponerse por 76-84 al Iberostar Palma, un triunfo que certifica de manera matemática el factor cancha en las primera ronda de las eliminatorias por el ascenso, la imagen que dejó el equipo en los últimos quince minutos siembra de dudas el futuro.

La falta de intensidad defensiva y un ataque pobre en la recta final del duelo ante los mallorquines hizo que se temiese incluso por una victoria que se daba prácticamente por hecha en el ecuador del tercer cuarto, al cual llegaban los ovetenses con una renta de veintiocho puntos (33-61).

Y es que la primera mitad del partido fue de un claro dominio de los hombres de Carles Marco que en dos arreones de juego en el cuarto inicial llegaron a tomar una ventaja de dieciséis puntos (7-23), a base de un buen trabajo en el rebote y con el acierto en el lanzamiento desde el perímetro.

Precisamente en este primer cuarto se producía una de las notas positivas que se puede llevar Marco del viaje a Mallorca, el retorno a las pistas dos meses después de Óliver Arteaga. El pívot denotó la falta de ritmo de juego, pero aun así disputó veintiún minutos, en los que hizo notable su presencia sobre la pintura y logró aportar siete puntos.

FabioSantana se alternaba con Nick Novak la dirección del Unión Financiera sobre la pista sin que esto repercutiese en su juego. Con la diferencia en el marcador moviéndose cerca de los veinte puntos los ovetenses atravesaron su primer momento de desfallecimiento en la recta final del segundo cuarto, al lograr tan sólo cuatro puntos en cinco minutos, aunque no repercutió en el electrónico al pasar los de Félix Alonso por una situación similar, alcanzándose el ecuador del duelo con el 29-47.

A la vuelta del descanso el Unión Financiera volvía a asestar un golpe de efecto al partido, con tres triples consecutivos, dos de Davis Geks y uno de Romaric Belemene, y un gran juego interior de Chema González que obligaba a los baleares a pedir tiempo muerto para frenar el vendaval ovetense, con el que parecía darse por resuelto el enfrentamiento al alcanzar la máxima renta del mismo veintiocho puntos (33-61).

Pero ahí fue justo cuando hizo acto de presencia mister Hyde y el equipo entró en una espiral de continuos errores, que daban alas a los jugadores mallorquines para pensar en una posible remontada. Según pasaban los minutos el marcador se apretaba más, hasta llegar a situarse en un exiguo (74-80) a minuto y medio del final.

En esos momentos de nerviosismo fue vital la tranquilidad marcada por Fabio Santana y el acierto en la línea del tiro libre, para cerrar un triunfo que quince minutos antes nadie ponía esperar que estuviera en riesgo.

La semana que viene en jornada unificada, al ser la penúltima de la fase regular, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo recibirá el viernes a partir de las 21 horas al Levitec Huesca en el Polideportivo de Pumarín. Un partido en el que los ovetenses buscarán ante su afición el triunfo que les asegure la cuarta posición de la tabla, así como igualar su récord histórico de triunfos en la LEBOro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos