Baloncesto

Las semifinales deberán esperar (Palencia 64-60 Unión Financiera)

Directo: Palencia - Unión Financiera

En un partido de igualdad el Unión Financiera dispuso de la posesión final para cerrar la eliminatoria ante el Palencia

Hugo Velasco
HUGO VELASCOGijón

Con la miel en los labios se quedaron los jugadores del Unión Financiera Baloncesto Oviedo de poder celebrar su pase a las semifinales de los 'play-off' tras perder por 64-60 ante el Palencia, conjunto al que aun no saben que es ganar en una eliminatoria disputada en suelo castellano.

Y eso que este viernes los de Carles Marco estuvieron muy cerca de marcar otro nuevo hito en su historia, más si cabe, tras su fulgurante inicio de partido ante el Chocolates Trapa Palencia, en el que lograron situarse trece puntos arriba en el marcador (7-20), después de cinco minutos pletóricos en los que firmaron un cien por cien de efectividad en el tiro.

Aunque no sólo su trabajo en ataque fue perfecto con Óliver Arteaga y Fabio Santana como máximos exponentes una vez más, sino también en defensa, con la presión inicial de Romaric Belemene sobre Jordi Grimau, al cual ahogó en los primeros lances del choque, dejando de esta manera sin su cerebro a los de Alejandro Martínez.

Pero en una eliminatori tan igualada el tercer partido no podía resultar tan fácil para los intereses ovetenses, y paulatinamente los morados, aprovechándose de la presencia de Santana en el banquillo, fueron acercándose en el marcador hasta situarse a tan sólo tres puntos (19-22) tras un parcial de 12-2.

A partir de esos compases del segundo cuarto el partido entró en una tónica similar a lo visto en Pumarín, con alternancias continuas de canasta, pero sin que el Palencia pudiera ponerse al frente del electrónico, ya que lograron la igualada a 31 con un triple de Nikola Cvetinovic, justo antes de que Davis Geks anotase sobre la bocina la canasta que situaba el 31-33 con el que se iba al descanso.

La reparación de uno de los relojes de canasta hizo que el partido tardase un par de minutos más en reanudarse, alargándose la agonía de ambas aficiones por conocer la resolución de un partido tan igualado y con tanto en juego.

Con la estrategía de ambos equipos centrada en el ataque interior al no contar nuevamente con el acierto desde el perímetro, los de Marco mantenían su hegemonía pero sin que su renta se pudiera elevar de los cuatro puntos. Alcanzándose el cuarto definitivo con el 49-51 en el marcador.

Los nervios estaban a flor de piel y eso se evidenció sobre la pista, y en esa situación la veteranía del Palencia se impuso. Mientras que los ovetense necesitaron cuatro minutos para anotar, los morados ya se habían puesto al frente del marcador, aun así se llegaba con empate a 60 a poco menos de dos minutos para el final. Tras dos ataques consecutivos errados por los ovetenses, Grimau lograba anotar desde la línea del tiro libre dos puntos que ponía el 62-60 a 18,8 segundos del final. Marco pidió tiempo muerto para dibujar la última jugada en la que podían forzar la prórroga o llevarse el triunfo, decantándose finalmente por un pase interior de Geks sobre Arteaga el cual interceptó Grimau, quien recibía una falta antideportiva de Mike Carlson, con la que se decía adiós al partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos