Baloncesto

El Unión Financiera muere en la orilla

El norteamericano Drew Maynard trata de encestar ante Rares Uta./NORTE DE CASTILLA
El norteamericano Drew Maynard trata de encestar ante Rares Uta. / NORTE DE CASTILLA

El equipo ovetense sufrió en Valladolid su segunda derrota de la temporada | Un pésimo segundo cuarto con tan sólo 13 puntos lastró a los ovetenses, que a punto estuvieron de obrar un nuevo milagro y remontar una desventaja de 28 puntos

Hugo Velasco
HUGO VELASCOGijón

La imbatibilidad del Unión Financiera Baloncesto Oviedo fuera del fortín de Pumarín no tuvo ayer su continuidad en Valladolid. En el Polideportivo Pisuerga sufrió la primera derrota de la temporada como visitante al caer por 91-86 frente al Carramimbre CBC Valladolid en un encuentro en el que al conjunto de Carles Marcos se le vieron dos caras muy diferentes.

Los ovetenses, con las ausencias de Tadas Rinkunas y Mouhamed Barro, quien finalmente no logró superar la última prueba médica, tuvieron un duro inicio de partido con un parcial inicial de 6-0 en contra que ya hizo presagiar lo que se vería en los minutos siguientes.

A pesar del gran comienzo de los jugadores de Paco García, el equipo asturiano pareció aguantar el ritmo de los vallisoletanos gracias al poderío interior de Óliver Arteaga, quien finalmente se convertiría en MVP del partido con 31 tantos de valoración al lograr 20 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias. Pero el parcial de 0-9 con el que le dieron la vuelta al electrónico fue un espejismo ya que los locales, bajo la batuta de Sergio de la Fuente, anularon el ataque del Unión Financiera, a la par que superaron con facilidad la defensa dibujada por Carles Marco, lo que les permitió cerrar el cuarto inicial con una renta de ocho puntos (26-18).

Con el Unión Financiera en una espiral de buscar de manera insistente el lanzamiento desde la línea de 6,75 metros, desde donde firmaron un 0 de 8 en los diez minutos del segundo cuarto, el Valladolid, en cambio, tenía su tarde desde el perímetro, con la eficiencia de De la Fuente y de Maximilian Hopgartner en el trabajo desde el poste de bajo.

Todo ello hizo que el encuentro se fuese al descanso con un sorprendente 54-31, tras lograr los ovetenses sólo 13 puntos en el segundo parcial, en los posiblemente peores minutos de los hombres de Carles Marco en lo que va de temporada.

Muestra de que no era la tarde del vigente campeón de la Copa Princesa fue ver cómo Fran Cárdenas no había llegado a estrenar su casillero de anotación en el ecuador del encuentro, o cómo hombres tan importantes en el ataque como Víctor Pérez y Romaric Belemene sólo llevaban tres y dos puntos, respectivamente.

El paso por los vestuarios y las arengas de Carles Marco dieron sus frutos tras la reanudación, cuando se vio realmente el potencial del equipo. Cuatro triples consecutivos, tres del capitán Pérez y uno de Romaric, volvieron a meter al equipo en la lucha por el triunfo, además de darle la confianza que le faltó en la primera mitad, lo que le llevó a bajar de la barrera psicológica de los diez puntos (56-47) después de un parcial de 2-19 en cinco minutos.

Los nervios se apoderaron entonces del Valladolid, tanto en la pista como en el banquillo, el cual recibió una falta técnica por las protestas a los colegiados al ver cómo dilapidaban su amplia renta y el Unión Financiera se acercaba de manera peligrosa.

La intensidad en la primera mitad del cuarto de los ovetenses les pasó factura, ya que los hombres de Paco García les devolvieron un parcial de (14-5) para irse al último y decisivo quince puntos arriba (70-55).

Pundonor ovetense

A pesar de que la ventaja parecía insalvable, el pundonor al cual acostumbran los azules, que tuvieron el apoyo desde la grada de medio centenar de seguidores que no dejaron en ningún momento de alentar a sus jugadores, hizo que los jugadores de Carles Marco no tirasen la toalla en ningún momento.

Apoyándose en el siempre fiable juego interior de Arteaga y en la fortaleza de Belemene, los de Marco fueron paulatinamente acercándose en el electrónico hasta llegar a situarse a siete puntos (82-75) a tres minutos del final. En la siguiente jugada, y creyéndose cada vez más la remontada, el equipo dispuso de la oportunidad de situarse a cinco puntos, pero una falta en ataque de Arteaga pareció alejar el sueño.

Aun así, dos triples de Belemene y una jugada de 2+1 de Artega situó a los ovetenses a tan sólo tres puntos (89-86), con 22 segundos para el final de partido, lo que obligó al técnico Paco García a pedir un tiempo muerto para frenar el arreón del OCB y pensar con calma la jugada que podía dejar el tercer triunfo del año para su equipo.

Nada más ponerse el balón en juego, los ovetenses cometieron falta y llevaron a Henri Wade a la línea del tiro libre, desde donde no falló sus dos lanzamientos y con ellos acababa con las aspiraciones del milagro.

El siguiente compromiso del Unión Financiera será el próximo sábado, desde las 18.30 horas, en el Polideportivo de Pumarín, donde recibirá a uno de los conjuntos de la zona alta de la tabla: el CB Prat.

Fotos

Vídeos