Duelo en Manresa sin complejos

Marco, de espaldas, sigue atento las evolulciones de sus jugadores, durante el entrenamiento del pasado viernes. /  MARIO ROJAS
Marco, de espaldas, sigue atento las evolulciones de sus jugadores, durante el entrenamiento del pasado viernes. / MARIO ROJAS

Carles Marco vuelve a la casa que le vio nacer como entrenador con el objetivo de lograr un triunfo histórico

HUGO VELASCO OVIEDO.

Después de asegurarse de manera matemática la jornada pasada su cuarta presencia en los 'play off' de ascenso a la ACB el Unión Financiera se marca en el horizonte el nuevo reto de certificar el factor cancha en la primera ronda de las eliminatorias por el ascenso. Un objetivo que iniciará esta misma tarde (19 horas) en la cancha del histórico ICL Manresa, el Pavelló Nou Congost de la localidad barcelonesa, un castillo prácticamente inexpugnable en donde tan solo Coruña y Melilla lograron alzarse con la victoria esta temporada.

Desde el triunfo del conjunto de la Ciudad Autónoma, los de Aleix Durán encadenan cinco victorias consecutivas como local, una de ellas ante el sólido líder Lugo.

Esta será la primera visita del Unión Financiera a la cancha del que fuera campeón de la ACB en la temporada 1997-1998, aunque para el cuadro técnico del equipo ovetense será un día de muchas emociones al reencontrarse tanto Carles Marco como Javi Rodríguez con la que fue un día su casa, además de ser para el entrenador azul el primer lugar donde ejerció como técnico ayudante antes de dar el salto al frente de un banquillo en Oviedo.

De cara a este enfrentamiento ante el segundo clasificado de la LEB Oro, Carles Marco tendrá disponibles a todos sus hombres a excepción de los lesionados Fran Cárdenas y Óliver Arteaga, todo lo contrario de lo que le sucede a Aleix Durán que deberá lidiar con una plantilla mermada por las bajas. A la ausencia segura del escolta Guillem Jou por una fractura en el astrágalo se le suman las dudas hasta última hora del ala-pívot Ashley Hamilton, el base Jaki Gintvainis y el alero exoviedista Álvaro Muñoz, estos dos últimos después de no poder entrenarse con normalidad a lo largo de la semana.

En cambio quien sí estará seguro sobre el parqué del Nou Congost será uno de los jugadores más desequilibrantes de la Segunda División del baloncesto nacional, el ala-pívot gerundense Jordi Trias, quien cuenta con la segunda mejor valoración de toda la categoría. El que fuera jugador del Barcelona promedia 13,3 puntos y 8 rebotes por encuentro, lo que le sitúan como el cuarto máximo reboteador de la LEB Oro.

Junto a Trias las otras piezas clave del juego del Manresa son el base barcelonés Lluis Costa y el escolta danés Gabriel Lundberg. Costa es la prolongación de Duran sobre la pista además de aportar una media de 8,4 puntos y 3,9 rebotes, unas cifras que Lundberg establece en 11,1 puntos y 2,8 rebotes.

En el encuentro de la primera vuelta en Pumarín, el Unión Financiera se alzó con un histórico triunfo por 81-76, a pesar de la gran actuación de Jordi Trias, MVP del partido y máximo anotador con 22 puntos, y de Lluis Costa. En el bando local Romaric Belemene se encargó de liderar a los asturianos con 19 puntos y 5 rebotes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos