BALONCESTO HÍPICA

Ezeh y Moore impulsan a un mejorado Antuña AdbaFernando Flor, insignia de oro de la Federación Asturiana

Sierra Moore, máxima anotadora del Antuña Adba en su debut, inicia una jugada con el técnico Juanjo García detrás.
/MARIETA
Sierra Moore, máxima anotadora del Antuña Adba en su debut, inicia una jugada con el técnico Juanjo García detrás. / MARIETA

La pareja americana da otro aire en ataque a las avilesinas, que hacen sufrir hasta el último minuto al 'gallito' Galdakao Ibaizábal El que fuese organizador de competiciones y juez nacional será premiado en la Gala de la territorial en reconocimiento a su labor y trayectoria

SANTY MENOR S. MENOR AVILÉS. AVILÉS.

El Inmobiliaria Víctor Antuña Adba puso contar las cuerdas a todo un 'gallito' de la categoría como el Galdakao Ibaizábal (57-68), en un encuentro en el que las avilesinas se mostraron muy mejoradas con los fichajes de las americanas Ashley Ezeh y Sierra Moore. Además de la previsible derrota, en el lado negativo se situó la lesión de rodilla de Andrea Malanda, que podría ser grave.

0

0

El Adba salió muy concentrado a la cancha desde el primer minuto. Juanjo García apostó de inicio por las dos americanas, Ashley Ezeh y Sierra Moore, y la apuesta le salió bien. Moore no lo dudó a la hora de encarar a sus rivales y a forzar con éxito penetraciones a canasta, y Ezeh estuvo a buen nivel a la hora de rebotear. Cuando las cosas se pusieron feas (4-9), un tiempo muerto del preparador cambió la dinámica. Dos triples de Malanda y Sara Fraile reactivaron a las locales y el choque se igualó al final del primer cuarto (16-16).

Inmobiliaria Víctor Antuña Adba
Ashley Ezeh (15), Andrea Malanda (10), Joana Ferreira (1), Raquel Navarro (2) y Sierra Moore (22) -equipo inicial- Piki, Sara Fraile (3), Elisa Veleda y Noelia Pariente (4).
GDKO Ibaizábal
María Barneda (11), Ane Arrien (5), María España (13), Patricia Valiente (6) y Miren Aguirregoika (7) -equipo inicial- Gracia Alonso (14) y Jone Azkue (12).
Parciales
16-16, 10-22 (26-38, descanso), 14-10 (40-48) y 17-20 (57-68, final).
Árbitros
Martín y Cadaya.
Incidencias
un centenar de espectadores en el polideportivo del Quirinal.

Consciente de lo que tenía en frente, el GDKO aumentó su intensidad defensiva en el inicio del segundo período, logrando un parcial de 0-5 en los primeros dos minutos. Sería un cuarto casi perfecto para las visitantes, que mostraron el por qué de su tercera posición en la tabla. Intensas en defensa e imparables en ataque, lograron un +12 para irse al descanso. Malanda y Moore fueron las únicas jugadoras del Adba que inquietaron a la defensa rival, y eso era demasiado poco. Noelia Pariente también estuvo a un gran nivel, reboteando y con acierto en los minutos de los que dispuso. Con todo, el resultado al descanso era de 26-38, una diferencia prácticamente insalvable.

Sin embargo, el Adba nunca se rindió. Las pupilas de Juanjo García volvieron a imponerse a su rival en un tercer cuarto marcado claramente por la lesión de rodilla de Andrea Malanda, que a falta de pruebas podría ser grave. Fue en una penetración al borde de la bocina en la que acabó en el suelo tras un forcejeo con una rival. El episodio no amedrentó a sus compañeras, que siguieron luchando y llegaron al último cuarto 40-48.

La conexión americana continuó en el último período para dar vida al Adba hasta el último minuto. Aunque era el primer partido que jugaban juntas, parecían entenderse con la mirada. Hubo asistencias de la una a la otra y jugadas iniciadas con una buena defensa de la pívot y un gran contraataque con penetración de la alero. Sin embargo, la mayor consistencia del Galdakao fue la clave.

El que fuese organizador de competiciones y juez nacional, el avilesino Fernando Rodríguez de la Flor, recibirá el próximo día 26, en la Gala de la Federación de Hípica del Principado de Asturias, la insignia de oro como reconocimiento a su larga trayectoria, su servicio y colaboración a la hípica asturiana. El evento tendrá lugar a las 20 horas en el Teatro de La Laboral, en Gijón.

Junto a Flor, también recibirá la insignia de oro el gijonés Pablo González, que llegó a ser juez internacional. Ambos actos estarán incluidos dentro de una Gala en la que recibirán sus respectivos premios los campeones de Asturias de todas las modalidades y los que participaron con éxito en los nacionales.

Los lazos de unión entre Fernando Rodríguez de la Flor y la hípica se remontan a su niñez, pues siendo aún un chiquillo de ocho años era el encargado de ordenar los tacos de boletos de las apuestas que se organizaban en el concurso hípico nacional que se celebraraba en el Suárez Puerta, el primero de los muchos trabajos de los que se hizo cargo en el mundo de la hípica.

Luego vendrían la colocación del hilo con el que se marcaba el tiempo de cada jinete, la labor de enlace de los jueces de pista y un sinfín de tareas que le fueron metiendo en un mundillo del que todavía forma parte. Una afición que también traspasó a sus hijos, quienes consiguieron importantes premios a nivel nacional, como el primer campeonato de España de alevines.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos