El Gijón Basket cae ante el Fundación León con polémica arbitral

Los jugadores del Gijón Basket, decepcionados, forman una piña al término del partido. / GB2015
Los jugadores del Gijón Basket, decepcionados, forman una piña al término del partido. / GB2015

Los de Fran Sánchez disfrutaban de 9 puntos de ventaja a un minuto del final, pero un parcial de 10-0 tras varias acciones extrañas decantó el partido

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

A 1:28 para el final del partido, Diego Sánchez anotó el segundo de sus dos tiros libres y llevó la ventaja del Gijón Basket ante el Fundación León a un 70-79 que parecía definitivo. La enorme inspiración del veterano alero gijonés, con siete puntos en poco más de medio minuto, había sostenido al equipo de Fran Sánchez en la fase más crítica del partido. No mucho antes, Pegues y Wineglass tuvieron que irse al banquillo por cinco faltas personales y habían dejado a los gijoneses heridos, pero ni mucho menos muertos. La estocada definitiva llegó con un carrusel de decisiones arbitrales en el último minuto que empujaron a los locales a dar la vuelta al marcador (83-82). El fallo en la última posesión impidió al Gijón Basket llevarse la victoria en un partido en el que fue superior a su rival.

El Gijón Basket se plantó en León sin Kenny Hatch, que finalmente no pudo participar por su lesión en el tobillo. La baja de uno de sus jugadores más importantes, sin embargo, no pareció lastrar a los rojiblancos. Más allá del marcador, en el que las ventajas rara vez superaron los cuatro puntos, la diferencia entre los dos equipos en la primera fase del choque estuvo en enorme acierto el juego exterior exhibido por el Fundación León.

Poco antes del descanso, Diego Sánchez anotó su primer triple de la tarde. Al paso por los vestuarios se llegó con 40-42 en el marcador, tras una mala defensa de los rojiblancos en la última acción que permitió a los locales ponerse a dos puntos.

En el tercer cuarto, el Gijón Basket dio un paso al frente. Pegues y Wineglass hicieron valer su superioridad en la pintura y abrieron una brecha de hasta siete puntos (57-64). A partir de ahí, sin embargo, el partido entró en una dinámica extraña alimentado por un arbitraje muy protestado por la treintena de aficionados que acudieron desde Gijón al Palacio de Deportes de León.

Nada más comenzar el último parcial, los árbitros señalaban una falta antideportiva de Pegues que lo dejaba además al borde la expulsión. Dos minutos después, el norteamericano tomaba el camino definitivo del banquillo con su quinta personal. Wineglass se echó el equipo a las espaldas e incluso anotó un triple que dio oxígeno a los suyos en una fase de iguaaldad, pero a seis minutos del final sería él mismo quien acabaría expulsado por una discutida falta.

Sin la pareja interior de norteamericanos, el peso del juego interior recayó en Diego Sánchez. Su enorme acierto disparó al Gijón Basket hasta los nueve puntos de ventaja antes de entrar en el minuto final, donde cambió todo. Primero fue una antideportiva de Albano Fernández; luego, una falta personal que se convirtió en un tres más uno letal; por último, un campo atrás de Rubiera tras un claro empujón de un jugador del Fundación León. En sesenta segundos, los locales firmaron un parcial de 10-0 y el Gijón Basket vio cómo le quitaban un partido que tenía en las manos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos