BALONCESTO

El Gijón Basket se despierta del sueño

Víctor Romero consuela a Álex Rubiera al término del partido. /  DANIEL MORA
Víctor Romero consuela a Álex Rubiera al término del partido. / DANIEL MORA

Los rojiblancos, que acusaron la ausencia de Wineglass por sanción, caen eliminados de la 'final four' y dicen adiós al ascenso a LEB Plata

VÍCTOR M. LLAMEDO GIJÓN.

A tres minutos del final del tercer cuarto, dos triples consecutivos de Diego Sánchez colocaron al Gijón Basket solo cuatro puntos por debajo de la Gallofa y encendieron al Palacio. Al veterano alero gijonés la imagen que presentaban ayer las gradas le recordó seguramente a la de hace casi veinte años, cuando debutó en LEB con el Gijón Basket. Los más de mil doscientos espectadores que acudieron a la semifinal de la 'final four' empujaron a los rojiblancos con la rabia contenida de tanto tiempo esperando una cita así, pero se quedaron con las ganas de saborear el premio gordo. La Gallofa de Santander, liderado por el americano Champagne y el cántabro Peña, se hicieron con justicia con el paso a la final y seguirán soñando con el ascenso a LEB Plata. El Gijón Basket deberá esperar otra ocasión, aunque ya conoce el camino de cara al futuro.

67 GIJÓN BASKET

0 GALLOFA

Gijón Basket:
Diego Sánchez (12), Álex Rubiera (12), Carlos Suárez (6), Pegues (11), Hatch (12) -quinteto inicial-, Romero, Enol Ramos (1), Hakim (9), Diego González y Soto (4).
Gallofa:
Jaime García (9), Figueroa (2), Bartolomé (6), Champagne (22), Peña (28) -qinteto inicial-, Naval, Bruno, Álvaro Fernández, Luis Fernando (6), Izquierdo (5) y Knight (6).
Parciales:
18-15, 35-41, 54-60 y 67-84.
Árbitros:
Pedro Coladas y Cristian Martín. Expulsaron por cinco faltas a los locales Pegues y Hatch, y al visitante Figueroa.
Incidencias:
unos 1.200 espectadores en el Palacio de Deportes, con presencia de medio centenar de aficionados desplazados desde Cantabria.

El Gijón Basket, en parte, empezó a perder la eliminatoria en la mañana del viernes. Mientras ultimaba los detalles de la 'final four', el club recibió la comunicación de que Malik Wineglass estaba sancionado por un partido. El pívot norteamericano protagonizó un incidente verbal con un jugador delBetanzos en el intrascendente partido de la pasa semana con el que se cerró la liga regular. El recurso presentado no prosperó, así que el equipo de Fran Sánchez se quedó sin su principal baza para el juego interior justo el día más inoportuno. Enfrente esperaba un Gallofa en el que asustaban los números de Champagne. El americano, sin Wineglass, dominó las dos zonas y sentó las bases para el triunfo de su equipo con 18 rebotes.

El partido, no obstante, comenzó de forma favorable para el Gijón Basket. Los rojiblancos entraron en la cancha con las ideas muy claras y siendo conscientes del trabajo colectivo que necesitaban para compensar la desigualdad en el juego interior. Diego Sánchez y Pegues se zafaron con Champagne y cubrieron con nota el expediente. El primer cuarto finalizó con ventaja local por 18-15, aunque la situación comenzó a cambiar en el segundo con la entrada en escena del otro gran protagonista del partido: David García Peña. El alero cántabro, con experiencia en ACB y pasado en las categorías inferiores de la selección junto a hombres como Gasol, Navarro o Calderón, acribilló al Gijón Basket con siete triples. Demasiados frentes abiertos para el equipo gijonés.

Al descanso se llegó con un 35-41 que el Gijón Basket logró voltear a base de rabia y empuje desde la grada a dos minutos del final del tercer cuarto. Fue el momento el que Diego Sánchez anotó los dos triples que enloquecieron al Palacio. Los cántabros, sin embargo, mantuvieron la compostura, retomaron el dominio y empezaron a abrir una grieta en el marcador mientras el Gijón Basket entraba en una fase de precipitación. Aunque el sueño terminó, la grada despidió a sus jugadores con una ovación de otra categoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos