El Gijón Basket se exhibe ante el Carbajosa y se pone segundo

Pegues realiza un mate ante un jugador rival. /  ARNALDO GARCÍA
Pegues realiza un mate ante un jugador rival. / ARNALDO GARCÍA

Los rojiblancos, con un enorme acierto desde el perímetro, suman su novena victoria consecutiva ante uno de los candidatos al 'play off'

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El Gijón Basket destrozó una jornada más su propio techo. El equipo rojiblanco se despidió de su afición hasta el próximo año con un victoria en un partido en el que arrolló por momentos a uno de los candidatos al 'play off' de ascenso. Con el de anoche frente al Aquimisa Carbajosa son ya nueve los triunfos consecutivos que acumula el equipo gijonés. La racha le ha permitido asaltar la segunda posición y acariciar la permanencia marcada como objetivo a principio de temporada.

87 GIJÓN BASKET

0 AQUIMISA CARBAJOSA

Gijón Basket:
Diego Sánchez (12), Álex Rubiera (13), Wineglass (8), Pegues (18), Hatch (20) -quinteto inicial-, Albano (6), Carlos Suárez (9), Enol Ramos y Soto (1).
Aquimisa Carbajosa:
Dieye (12), Román (8), Gutiérrez (11), Ebinum (14), Pendleton (11) -quinteto inicial-, Crespo (3), Ruiz (6), Rak (4) y Young (10).
Parciales:
27-29, 49-38, 69-52 y 87-79.
Árbitros:
Sergio Eduardo González y Omar González. Excluyeron por cinco faltas al local Wineglass y al visitante Pendleton.
Incidencias:
más de 500 espectadores en el Palacio de Deportes, con presencia de un grupo de seguidores desplazados desde Carbajosa de la Sagrada.

Cierto es que ayer también hubo momentos para la emoción. Porque el Aquimisa, un equipo con músculo económico y siete jugadores extranjeros en su plantilla, entró al partido con las ideas más claras que los rojiblancos, a los que no se vio cómodos en las primeras acciones. Los salmantinos, tremendamente acertados tanto en el juego interior como desde el perímetro, cogieron en pocos minutos ocho puntos de ventaja. Los locales reaccionaron con triples de Hatch y Diego Sánchez.

El partido entró entonces en una fase de máxima igualdad. En la recta final del segundo cuarto, sin embargo, el Gijón Basket se desató. El equipo gijonés elevó la intensidad defensiva -una de sus principales señas de identidad- y forzó varios errores en la salida de balón del Carbajosa que le permitieron abrir una brecha, con buenas acciones en la presión de Rubiera y Soto. Un triple de Pegues a diez segundos del descanso colocó el 49-38. Los salmantinos, tan acertados en el primer cuarto, apenas lograron anotar nueve puntos en el segundo parcial.

Tras el paso por los vestuarios, el partido entró en una fase de precipitación por parte de los dos equipos. En medio del vaivén, el Gijón Basket supo asentarse para aumentar su ventaja por encima de los 15 puntos. Albano cerró el tercer cuarto con un triple sobre la bocina desde la mitad de la cancha.

El acierto desde el perímetro -15 de 27 intentos- fue una de las claves de la buena actuación de los de Fran Sánchez. Algunas extrañas decisiones arbitrales y el acierto del Aquimisa dieron emoción a la recta final, pero el Gijón Basket aguantó la presión para cerrar una victoria tremendamente celebrada por su público y dar otro golpe de autoridad. El equipo revelación mantiene su pulso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos