El Gijón Basket recibe en La Arena al Ponferrada en otra final por el 'play off'

«Es un equipo con un juego interior muy potente, de lo mejor de la categoría», advierte el joven Carlos Suárez

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

El Gijón Basket afronta esta tarde una de las citas más importantes que le faltan hasta el final de la temporada regular, aunque lo hará lejos de su escenario habitual. El equipo rojiblanco recibe, a partir de las 19.30 horas, al Ciudad de Ponferrada en el pabellón de La Arena, ya que el Palacio de Deportes de La Guía se encuentra ocupado este fin de semana con la disputa del Campeonato de España de Lucha. El conjunto berciano, séptimo clasificado, afronta la cita como una de sus últimas oportunidades para engancharse a la lucha por el ascenso.

El técnico Fran Sánchez tiene disponibles a todos sus jugadores, excepto Diego Sánchez, que podría reincorporarse al trabajo con el grupo tras el parón de Semana Santa.

El Ciudad de Ponferrada inició la temporada con el ascenso como meta, aunque su irregular trayectoria lo ha empujado a la zona media de la clasificación. El cuadro berciano, no obstante, mantiene su apuesta por el objetivo y hace unas semanas anunció la incorporación del pívot brasileño Dida Pereira, que cuajó una magnífica campaña el pasado curso en las filas del Villa de Mieres. En el Ciudad de Ponferrada destaca además la presencia del jugador más valorado de la categoría, el pívot norteamericano Kevin Brace-Davis, que está promediando 24 puntos por partido.

«Es un equipo con un juego interior muy potente, de lo mejor a nivel individual junto con Marín», apunta Carlos Suárez. El jugador naviego del Gijón Basket admite que el vestuario afronta con especial motivación el duelo ante el Ciudad de Ponferrada. «Sabemos que es un partido importante. Ganar nos daría más alas para conseguir el segundo puesto», asegura el joven escolta, uno de los jugadores más destacados del equipo rojiblanco en el partido del pasado fin de semana en Culleredo.

El Gijón Basket afronta el tramo final de la temporada en un buen momento físico pese a la ausencia de Diego Sánchez. En ese sentido, Suárez valora también las buenas sensaciones que transmitió en su debut el estadounidense Israel Hakim: «La baja de Diego nos hizo trabajar a todos más y ahora con Hakim lo estamos compensando. Nos va a ayudar mucho».

La jornada puede despejar el futuro inmediato del equipo gijonés en su pelea por albergar la 'final four' clasificatoria para el 'play off' de ascenso. El otro gran rival de los rojiblancos en la lucha por la segunda plaza, el Chantada, visita esta tarde la cancha del invicto Marín Peixegalego. La brecha que deje este fin de semana puede marcar la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos