«Está llegando gente joven y con talento para el baloncesto a nuestra escuela»

Aladino Pandiella sube el balón en un partido del Garmat, con Paco San Martín detrás. /  COSA NUESA
Aladino Pandiella sube el balón en un partido del Garmat, con Paco San Martín detrás. / COSA NUESA

Aladino Pandiella, presidente del Cosa Nuesa, se muestra optimista de cara a un 2018 que puede ser muy positivo para el club

SANTY MENOR AVILÉS.

Recientemente premiado en la última Gala del Deporte Asturiano y por sus vecinos de Bimenes con el galardón San Diego 2017, Aladino Pandiella analiza el presente y el futuro del Club Deportivo Cosa Nuesa, referente del deporte adaptado en nuestra región y además patrono de Fundavi a través del Garmat Avilés que en los últimos años ha competido a nivel nacional.

Aunque sigue jugando al baloncesto, las labores de Pandiella se multiplican cada año. Una de ellas es acercar el deporte adaptado a los colegios. «Llevamos quince años de promoción por los colegios e institutos concertados de toda Asturias. Las campañas que hacemos son de charlas de prevención y sensibilización, llevándolo también al tema deportivo con una exposición de vídeos de Juegos Paralímpicos y talleres de deportes adaptados. En las campañas participan los niños que están bien y los que tienen alguna discapacidad, con la ilusión también de captar también a alguno para la escuela de baloncesto», explica.

Desde el Cosa Nuesa también se habla con «los tutores y los padres de los niños con discapacidad, para explicarles lo que hacemos y las posibilidades que tienen sus hijos». Del mismo modo, hacen especial hincapié con «los profesores de Educación Física, pues muchas veces por no complicarse dejan a los alumnos con discapacidad dibujando en lugar de adaptar las actividades para que puedan participar. Nosotros les asesoramos y les ayudamos a que lo puedan llevar a cabo, porque es muy importante».

En cuanto a la escuela de baloncesto, se trata de un proyecto que «nació hace seis años con la idea de tener un relevo generacional para los que llevamos toda la vida en el equipo y también para integrar a jóvenes que están en los colegios y tienen una discapacidad. La gente que está en la escuela está encantadísima, y los padres también. Los niños que participan tienen una discapacidad muy severa, por lo que no son el relevo generacional que buscamos pero al final estás haciendo un taller terapéutico que les viene tremendamente bien». Sin embargo, en torno a cinco chicos de menos de 25 años con pasado en balonmano y fútbol, «tienen opciones de entrar en el equipo de cara a la próxima temporada. Están mostrando unas aptitudes muy buenas y soy bastante optimista para que nos puedan ayudara hacer ese relevo».

Mientras el Garmat intenta regresar a la competición a partir de septiembre, ha ideado una especie de liga norte ficticia, con partidos amistosos de ida y vuelta con las escuelas de Vigo, Burgos y Vitoria. «La idea es que los críos de la escuela puedan ir jugando, porque no es lo mismo entrenar que competir. Ya lo hicimos así con el Villa de Avilés y seguirá habiendo partidos hasta septiembre, cuando comience la competición oficial, a la que esperamos regresar».

La ausencia esta temporada se debió al «cambio que hizo la Federación. Añadió una categoría más y quitó los grupos zonales, algo que a nosotros nos venía muy bien. Al cambiar de liga nos metían con Cataluña, las islas y Andalucía y eso nos hacía imposible cubrir el presupuesto de la temporada». De cara al próximo año, Pandiella reitera que «tenemos a cinco jugadores jóvenes con buena pinta y aunque algún veterano tendremos que seguir ayudándolos, espero que cada vez seamos menos y se pueda dar ese relevo generacional que necesita el equipo, aunque no sea fácil».

Además de baloncesto, en el Cosa Nuesa también se practican otros deportes. Entre ellos el tiro, con José Luis Martínez como principal exponente en carabina, segundo de España y con opciones de acudir a sus terceros Juegos Paralímpicos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos