Baloncesto

Óliver Arteaga vive en una segunda juventud

Óliver Arteaga durante el encuentro del sábado. /
Óliver Arteaga durante el encuentro del sábado.

Con su actuación ante el Carramimbre Valladolid el pívot fue el mejor jugador de la pasada jornada en la LEB Oro

HUGO VELASCO OVIEDO.

A sus treinta y cinco años Óliver Arteaga sigue siendo una referencia dentro de la LEB Oro, categoría en la que cumple este año su décima temporada.

El pívot tinerfeño desde su llegada a Oviedo se convirtió en esa pieza imprescindible de hombre veterano en el esquema de los ovetenses. Esa misma responsabilidad ocupó durante varias temporadas Diego Sánchez, y la cual tras su marcha a Gijón heredó la pasada campaña otro de los históricos de la segunda división del baloncesto nacional, Edu Hernández-Sonseca, quien al igual que Arteaga este año, se ganó rápidamente el cariño de toda la afición de Pumarín y de la ciudad. «En Oviedo me he sentido muy cómodo desde el primer día», indica el actual jugador azul quien se siente muy querido por la grada. «Me he encontrado con una ciudad que me ha recibido muy bien, y con un club y unos compañeros que me han puesto todo muy sencillo para poder sentirme cómodo».

Desde el arranque de la Liga, Arteaga fue el referente del juego interior de los de Carles Marco, tal es así que en los momentos de mayor apuro del equipo, la estrategia está clara por parte de sus compañeros, balones al tinerfeño para que este luche sobre la pintura para abrir la defensa rival y desatascar el ataque del Unión Financiera.

A lo largo de los veintidós partidos que disputó, únicamente se perdió el enfrentamiento ante el Sammic Hostelería en Azkoitia, el pívot de 2,09 metros siempre estuvo entre los mejores de los suyos, como sucedió el pasado sábado en el enfrentamiento ante el Carramimbre Valladolid, en el que los azules rompieron con su racha negativa de dos derrotas consecutivas.

En el encuentro de Pumarín el tinerfeño firmó su mejor registro de lo que va de campaña, 38 tantos de valoración, al lograr 20 puntos, 8 rebotes, una recuperación, cuatro tapones, dar incluso dos asistencias y recibir diez faltas personales. Unos números que le llevaron a ser el MVP de la vigesimotercera jornada de la LEB Oro.

Esta es la primera ocasión en la temporada en la que un jugador del Unión Financiera obtiene este honor, aunque para Arteaga no es nada nuevo ya que el máximo taponador histórico de la LEB Oro ya lo logró con anterioridad en siete ocasiones, la última de ellas hace dos años, en la temporada 2015-16 cuando vestía entonces la camiseta del Planasa Navarra.

Su elección con MVP no hace más que premiar el gran trabajo que viene desarrollando a lo largo de toda la temporada, en la que además de situarse como el máximo anotador y reboteador de los ovetenses, se encuentra en los primeros puestos de los rankings de la categoría de Oro como el tercer jugador que más rebotes defensivos logra, que mejor porcentaje de acierto tiene en lanzamientos de dos puntos, o que más faltas que recibe por encuentro. Todo ello le sitúa en el 'Top 3' del ranking de valoración por detrás de Volodmyr Herun y Jordi Trías.

Después de sumar el sábado la decimoquinta victoria en su casillero y con el equipo en plena lucha por la segunda posición de la tabla, a la cual se podrán acercar este fin de semana con su visita al Prat, Arteaga no quiere que se olvide la filosofía que tan buen resultado les dio desde el inicio de la Liga. «Sabemos que podemos ganar a cualquier rival pero yendo paso a paso, partido a partido, alcanzando el tramo final en la mejor manera posible, a partir de ahí, veremos a ver qué sucede».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos