Baloncesto | LEB Oro

Partido trampa en Mallorca

Zoran Vrkic, en el último entrenamiento del OCB antes de partir para Baleares. / HUGO ÁLVAREZ
Zoran Vrkic, en el último entrenamiento del OCB antes de partir para Baleares. / HUGO ÁLVAREZ

Óliver Arteaga es la gran novedad de la convocatoria del Unión Financiera ante el duelo con un Iberostar Palma en alza

HUGO VELASCO OVIEDO.

El Polideportivo de Son Moix de Palma de Mallorca será testigo esta tarde, desde las 20 horas, del antepenúltimo compromiso liguero del Unión Financiera Baloncesto Oviedo. El equipo, con la mente puesta ya en los play-off, se mide a un Iberostar Palma que llega con la moral reforzada tras el triunfo de la jornada pasada en Coruña.

Los ovetenses, que se encuentran a un triunfo de certificar el factor cancha en la primera ronda de las eliminatorias por el ascenso, vienen de atravesar una semana complicada en cuanto a los entrenamientos, al sufrir varios miembros de la plantilla problemas físicos a consecuencia de los esfuerzos de la competición. Una de las piezas fundamentales del esquema de Carles Marco, Fabio Santana, sufrió una sobrecarga en la espalda tras el duelo del sábado pasado en Pumarín ante el Barcelona Lassa; el capitán Víctor Pérez, que el jueves cumplió 36 años, se perdió los primeros entrenos de la semana, mientras que Chema González tampoco se pudo ejercitar con normalidad a consecuencia de un golpe en un dedo. A pesar de estos inconvenientes, Marco podrá contar con todos sus efectivos, incluido Óliver Arteaga, quien recibía esta semana el alta médica para viajar a Mallorca junto al resto de la expedición, y tendrá la oportunidad de disfrutar de algunos minutos.

La vuelta de Arteaga supone un halo de esperanza para el Unión Financiera a tres semanas del arranque de los play-off, al recuperar a su mejor jugador y gran baluarte del juego interior, en donde formará una dupla letal junto a Chema González.

Pero antes de meterse de lleno en el sueño del ascenso deberán medirse esta tarde a un Iberostar Palma que busca salir de la zona caliente de la clasificación, en la que se encuentran seis equipos en un margen de un triunfo.

Los de Félix Alonso dieron un paso importante para la salvación con su victoria en Coruña, ya que abandonaron el farolillo rojo para situarse decimocuartos con un balance de once victorias y veinte derrotas. Además los mallorquines querrán mantener la buena dinámica que tenían ante su público, al ganar tres de los últimos cuatro que en Son Moix.

Para este importante partido de cara a su lucha por la salvación el técnico balear no podrá contar con el base catalán Sergi Costa, quien se recupera de un esguince de muñeca. En cambio Alonso tendrá disponibles a sus pilares fundamentales como son el veterano base Carles Biviá, el pívot lituano Gediminas Zyle, el alero Joan Tomás, y el incombustible Rafa Huertas, que suma su decimoprimera temporada en la categoría.

Precisamente Huertas y Biviá son los máximos exponentes del equipo mallorquín, y de sus manos llegan más del treinta por ciento de los puntos del equipo, gran parte de los mismos en lanzamientos desde el perímetro, una de sus bazas.

En cuento a la lucha sobre la pintura es coto de Zyle y de otro jugador histórico, el ala-pívot Roger Fornás, que cuenta a sus espaldas con catorce temporadas en la LEB Oro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos