Euroliga

Prigioni dimite como técnico del Baskonia

Pablo Prigioni, dando indicaciones durante el partido ante el Valencia Basket. /David Aguilar (Efe)
Pablo Prigioni, dando indicaciones durante el partido ante el Valencia Basket. / David Aguilar (Efe)

La derrota ante el Valencia Basket precipita el adiós del argentino, muy cuestionado por el mal inicio de temporada

EFEVITORIA

El argentino Pablo Prigioni ha dimitido este miércoles tras la derrota del Baskonia ante el Valencia Basket por 63-80 en Euroliga y ha anunciado que deja la disciplina baskonista.

"Me siento frustrado por no estar cubriendo las expectativas que el club puso sobre mí", ha indicado el ya exentrenador azulgrana, quien ha pedido disculpas a la afición y a la organización.

"No quiero perjudicar más al club ni a los jugadores y prefiero dejar el equipo a otra persona que pueda ayudar a salir de esta situación de tristeza que tiene el grupo", ha explicado Prigioni en su despedida. "Me duele mucho dejar así el club, me siento mal y responsable", ha añadido el de Río Tercero que no ha querido justificar las derrotas por los lesionados y el calendario.

El cordobés, abatido en sala de prensa, no ha querido valorar nada acerca del encuentro ante el equipo valenciano y ha presentado su dimisión públicamente porque ha considerado que es "pronto como para que venga alguien y quite la tristeza de la cabeza de los jugadores". "No hay opción de que modifique mi decisión", ha zanjado Prigioni, quien ha indicado además que no ha hablado con el club sobre su decisión y que lo comunicaba por primera vez en sala de prensa. "Agradezco mucho al club que pensara que yo lo pudiese hacer bien", ha expresado el exentrenador baskonista, quien ha insistido en que "realmente" no le "apetece seguir entrenando al equipo".

Un «día triste y jodido»

Prigioni ha comentado que es un "día triste y jodido" para él, ha asumido que de "los golpes se aprende" y ha reconocido que "éste es uno bien dado en los morros". "Deseo que pronto puedan tener a alguien más capacitado", ha apuntado el técnico.

"No veo señales que muestren que el equipo juegue de la manera que yo imagino", ha relatado Prigioni que, por otro lado, ha sostenido que "puede ser que haga falta tiempo", pero ha insistido en que "no hay tiempo". "Si viera señales tendría más paciencia, pero no las veo y no me siento con los argumentos necesarios", ha concluido Pablo Prigioni, que no ha querido atender a los preguntas de los medios de comunicación.

Así, el Baskonia se enfrentará el viernes al Brose Bamberg bajo la batuta de Sergio Valdeolmillos, que presumiblemente se hará cargo del equipo hasta la llegada de un nuevo entrenador.

Fotos

Vídeos