«Lo que le queda al Unión Financiera es dar el salto a la ACB»

Jenaro Díaz, durante un entrenamiento en Logroño. /  MIGUEL HERREROS
Jenaro Díaz, durante un entrenamiento en Logroño. / MIGUEL HERREROS

«No me imagino dirigiendo al equipo ovetense porque en su día ya hubo la oportunidad y no creo que sea el sitio a donde deba ir» Jenaro Díaz Entrenador del C. B. Clavijo

JAVIER LÓPEZ OVIEDO.

La segunda vuelta de la LEB Oro se inicia este fin de semana con la visita al Polideportivo de Pumarín del técnico ovetense Jenaro Díaz (Oviedo, 1971), quien, después de ocho años, se ha puesto al frente del nuevo proyecto del Club Baloncesto Clavijo, próximo rival del Unión Financiera.

-¿Qué balance hace de la recién finalizada primera vuelta?

-El objetivo es salvarse y estamos en puestos de salvación, por lo que el objetivo estaría cumplido. Aunque, como dirían los de antes, necesitamos mejorar ya que yo considero que debemos ir a más.

-Después de ocho temporadas lejos de la Liga española, afronta el proyecto del Club Baloncesto Clavijo con una plantilla totalmente renovada.

-Es un equipo con diez jugadores nuevos, pero porque yo he querido, con la dificultad de que no habían jugado nunca juntos.

-Al poco de comenzar la competición sufrió el contratiempo de la lesión de Carles Bravo, su jugador estrella.

-Para el encuentro del sábado ya volveremos a contar con él. Está ahora para comenzar a ayudarnos poco a poco. Carles es una persona que, cuando no ha estado, desde fuera de la pista nos ha ayudado muchísimo. Ha estado en todos los entrenamientos intentando dar todo de su parte. No digo que sea mi prolongación en la pista, porque no creo en eso, pero sí es una persona que quiere ayudarnos mucho.

-Para la segunda vuelta, ¿el equipo dará un paso adelante?

-Eso es lo que espero que suceda, pero, si no, trabajaremos para intentarlo. Lo más importante para que demos ese paso es ir a Oviedo y jugar como si fuera una final y el encuentro más importante del año.

-¿Le resultará especial la visita a la ciudad?

-Será un encuentro como el de la jornada pasada ante el Coruña, el cual prepararemos como si fuese una final. El partido será especial porque es una ciudad que quiero mucho, donde tengo mucha familia, y el Unión Financiera es parte de mi familia ya que tanto Fernando Villabella como Héctor Galán me parecen, no voy a decir galácticos, pero sí muy buena gente dirigiendo el club.

-¿Cómo ve el crecimiento en los últimos años de un club tan humilde?

-Me parece que humilde es un valor que no tiene nada que ver con su presupuesto, ya que disponen de uno de mitad de la tabla hacia arriba, pero sí que son humildes en su manera de actuar y hacer las cosas, algo que resulta importante. Llevan tres años haciéndolo muy bien. Parte de la 'culpa' la tiene Carles Marco, tanto a la hora de ganar la Copa Princesa como de estar arriba en los 'play-off'.

-¿Qué es lo que más destacaría?

-Lo primero que tiene increíble el Oviedo es la captación social que han hecho. Ha pasado de ser una ciudad en la que muy poca gente iba al baloncesto a meter ahora a cerca de 1.500 aficionados en Pumarín. Es un trabajo brutal. La labor interna está equilibrando el trabajo externo que hace la afición. Lo que les queda es el gran paso de dar el salto a la ACB. Han pasado en estos tres últimos años de ser un equipo de nivel 5-6 a uno de nivel 7-8. Les falta ese paso tan difícil de alcanzar el nivel 9-10.

-¿Se ve entrenando al club?

-No me lo imagino porque ya en su día hubo la oportunidad y no creo que sea el sitio a donde deba ir. Me encantaría y sería un placer por estar cerca de mis hijos y de mi familia, pero tanto Fernando como Héctor, que son amigos íntimos, deben poner el proyecto en manos de una persona no fundamentada en la amistad, sino en alguien que les reequilibre lo que ellos no pueden dar. Considero que deben buscar otro perfil y lo sabrán buscar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos