BALONCESTO

MVP a ritmo de samba

Sangalli, en la cancha de La Tejerona. / PALOMA UCHA
Sangalli, en la cancha de La Tejerona. / PALOMA UCHA

La brasileña Sangalli, del Tresa Basket Mar, se proclamó mejor jugadora de la pasada jornada tras anotar 30 puntos y capturar 11 rebotes ante el Joventut

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Nada más acabar el partido del pasado sábado contra el Joventut Les Corts en La Tejerona, Izabella Sangalli pidió la hoja de estadísticas para echar un vistazo a sus números. «Sabía que estaba con un porcentaje de acierto mayor de lo habitual, pero no imaginaba que llevaba once rebotes y treinta puntos. Cuando lo vi pensé '¿cómo puede ser?'», reconoce entre risas la brasileña del Ascensores Tresa Basket Mar.

Su enorme acierto en todas las facetas del juego le sirvieron para proclamarse MVP de la jornada en la Liga Femenina 2, aunque Sangalli resta importancia a su actuación individual: «Estoy más contenta por la victoria. Veníamos de buenos partidos en los que perdíamos al final y necesitábamos ganar».

Fue Dioni, uno de los directivos del Basket Mar, quien le dijo a Izabella que tal vez lograra el premio a la mejor jugadora de la jornada gracias a sus 41 puntos de valoración. «Yo le dije que no, no me lo creía, pero cuando me lo confirmaron me puse muy feliz. Nunca había sido MVP en mi carrera y me ha hecho mucha ilusión», explica la jugadora, con experiencia en el baloncesto de su país y más recientemente en el argentino. Su compañera Claudia Calvelo, con 33 de valoración, terminó tercera en el ranking semanal. Entre ambas anotaron 55 de los 81 puntos de su equipo.

Tres meses en Gijón

Sangalli llegó a Gijón hace menos de tres meses para convertirse en una de las piezas importantes del Ascensores Tresa Basket Mar en su debut en Liga Femenina 2. Fran García, el presidente del club, se fijó en ella durante un partido en Argentina. El inicio de la temporada ha sido complicado para el equipo gijonés, que ha visto cómo se le escapaban en los últimos minutos varios que tenía encarrilados. «Puede ser por nervios e inexperiencia», apunta Sangalli. «Yo en cada juego aprendo y gano experiencia, creo que lo mismo pasa a mis compañeras. Somos un equipo muy joven y tenemos que ir poco a poco», dice.

La victoria del pasado fin de semana ha permitido al Basket Mar poner tierra de por medio con las dos plazas de descenso, ocupadas por el Segle XXI catalán y el Universidad de Oviedo. Ambos son precisamente los dos próximos rivales de las de Alberto Fernández Hevia, que tienen ante sí la oportunidad de aclarar su horizonte ante dos equipos que no han ganado desde el inicio de la competición. «El del domingo es un partido muy importante. Ellas querrán ganar y no podemos menospreciarlas. Debemos jugar duro todos los partidos», advierte la brasileña ante la inminente visita del Segle XXI.

Durante los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Sangalli aprovechó para acudir a varios, entre ellos uno de la selección española femenina. Entonces ni se imaginaba que su futuro pasaba por aquel país. Su objetivo ahora es ayudar a mantener al Ascensores Tresa Basket Mar en la categoría. De lograrlo, su primera opción sería continuar en Gijón, una ciudad en la que ha encajado a la perfección. «Las chicas del equipo y la gente del club son muy acogedores y me están ayudando bastante. Ojalá logremos el objetivo para seguir creciendo». Actuaciones como la suya del pasado fin de semana acercan la permanencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos