BALONCESTO

Sandra Moore ya se entrena con el Antuña Adba y hoy llega Ashley Ezeh

Sierra Moore en un ejercicio con balón. El técnico observa. /  MARIETA
Sierra Moore en un ejercicio con balón. El técnico observa. / MARIETA

«Está muy ilusionada y con muchas ganas, creo que el equipo puede salir ganando con el cambio de extranjeras», afirma el técnico Juanjo García

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

La alero norteamericana Sierra Moore ya es una más en el reducido plantel de jugadoras profesionales del Inmobiliaria Víctor Antuña Adba. Tras cerrar su fichaje el fin de semana ha tardado lo justo en aterrizar en Asturias y pocas horas después de hacerlo, en la tarde del lunes, ya se vistió de corto para una primera sesión a modo de toma de contacto. Ayer repitió presencia en un entrenamiento más intenso y se espera que hoy se incorpore la pívot nigeriana con pasaporte estadounidense, Ashley Ezeh.

Las dos nuevas jugadoras del Antuña Adba llevan para cubrir las vacantes dejadas por las americanas Ashley Beals e Isis Thorpe, quienes causaron baja a lo largo del parón de Navidad, la primera por voluntad propia alegando falta de adaptación personal, y la segunda por el papeleo. En esta tesitura y con el mercado de fichajes de invierno repleto de ofertas, el club avilesino ha tenido que esperar, estirar el presupuesto y asumir el último partido de la primera vuelta sin extranjeras, con solo cinco jugadoras senior y la ayuda de las canteranas.

Nacionales muy capaces

Las nacionales del equipo dieron su mejor medida y un triple imposible del Lima Horta en el último segundo evitó una victoria que habría sido el mejor refuerzo para el Adba: «Solo podemos aplaudir a las chicas por el trabajo que despacharon. El final fue una faena, pero estamos la verdad que muy satisfechos». Y a la par, ahora sabe que aún con las nuevas americanas, todas pueden aportar más: «Esa una buena lectura del partido. Tenemos toda la segunda vuelta por delante, hay que apretar las tuercas y exigirnos más todos», subraya Juanjo García.

El entrenador tinerfeño pasó unas fiestas navideñas muy ajetreadas. La marcha de las americanas suponía un trastoque, pero quizás haya merecido la pena: «Esperamos que el equipo gane con el cambio, ese es el objetivo. Hay que trabajar rápido para que las dos nuevas jugadoras se integren a todos los niveles, pero creo que lo harán rápido porque ya tienen experiencia fuera del baloncesto universitario».

A la espera de que se incorpore Ashley Ezeh, ya ha podido entrenar a Sierra Moore: «Se ha mostrado ilusionadísima y con muchas ganas. Es simpática, tiene un carácter abierto y su integración será rápida. Viene de Argentina y a pesar de que no habla apenas en castellano, lo entiende casi todo. Su trayectoria es un aval y creo que nos va a dar mucho, lo mismo que Ashley, que además conoce esta competición». La pívot, que cambia de grupo en esta Liga Femenina 2 tras jugar la primera vuelta en Tenerife, llegará hoy y mañana ya se entrenará con el equipo en doble sesión.

El primer reto para el nuevo Antuña Adba es de altura porque la segunda vuelta del campeonato se abre de nuevo en Avilés ante uno de los mejores equipos del grupo, el GDKO Ibaizabal, de Galdakao, tercer clasificado con un registro de nueve victorias y cuatro derrotas. Aunque ese dato asuste, en esta categoría se dan resultados tan chocantes como la victoria del Antuña Adba hace unos meses ante el Barça CBS... que cerró la primera vuelta en segunda posición con diez triunfos y solo tres derrotas. «Es un gran equipo, pero vamos a salir a competirlo con la intensidad que pusimos ante el Lima y la ayuda de Ashley y Sierra».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos