Sufrido primer triunfo del año en Pumarín

Romaric Belemene, del Unión Financiera, logra un mate durante el partido. /  MARIO ROJAS
Romaric Belemene, del Unión Financiera, logra un mate durante el partido. / MARIO ROJAS

El Unión Financiera da la vuelta a un partido que llegó a perder de diecisiete puntos, después de una mala primera parte

JAVIER LÓPEZ OVIEDO.

La segunda mitad de la fase regular de la LEB Oro comenzó en Pumarín con una victoria del Unión Financiera Baloncesto Oviedo, que suma ya doce esta temporada. El equipo carbayón remontó al Clavijo, dirigido por el técnico ovetense Jenaro Díaz, para ganar por 86-70.

El partido tuvo dos partes bien diferenciadas. La primera de ellas se prolongó a lo largo del primer cuarto y los minutos iniciales del segundo. En este tramo, el club riojano llegó con una renta favorable de 17 puntos (19-36) después de una gran actuación de Evan Yates, Félix Balamou y Terrence Bieshaar, quienes sustentaron el ataque de los de Díaz. El propio Yates fue MVP del partido con 30 tantos de valoración al firmar un doble-doble tras anotar 18 puntos y lograr 11 rebotes.

Mientras que el Clavijo se hacía fuerte en el juego interior, los ovetenses tenían muchos problemas a la hora de cerrar el rebote ofensivo, -no se hicieron con ninguno en los primeros 20 minutos-, y también acusaron las perdidas de balón: diez en los dos cuartos iniciales.

Con un partido que parecía llevar tintes dramáticos para la afición carbayona, que volvía a acudir en masa una vez más a Pumarín, los de Carles Marco despertaron del letargo de los minutos iniciales y comenzaron una de sus habituales remontadas.

Un parcial de 10-0 en cuatro minutos dejó las diferencias por debajo de la barrera psicológica de los diez puntos (29-36) a merced de una dirección del juego de Fabio Santana que imprimía la velocidad necesaria para sobrepasar la defensa dibujada por Díaz.

El base canario no siente la presión de heredar los galones de base titular del equipo, ya que fue, junto al incombustible Óliver Arteaga, el mejor de los ovetenses en la tarde de ayer. Precisamente Santana logró por primera vez ser el particular MVP del equipo azul.

Con el equipo asturiano en clara progresión se alcanzó el descanso del partido con el 36-42 en el electrónico de Pumarín, después de un nuevo parcial favorable para los locales de 5-0. Un balance que tuvo continuidad en el arranque de la segunda mitad con una canasta de Drew Maynard.

Una lanzamiento bajo canasta de Arteaga puso el empate a 44 en el marcador, pero no fue hasta un minuto y medio después cuando los ovetenses culminaron la remontada con un triple de Davis Geks que supuso el 49-47.

A partir de la jugada siguiente, en la que Jabulani Newby volvía a poner las tablas a 49, el partido entró en un claro dominio carbayón.

Los de Marco, a pesar de seguir con problemas a la hora de luchar el rebote ofensivo -acabaron el partido con tan sólo tres balones ganados en ataque-, mejoraron su consistencia en defensa a la par que los riojanos perdían la fuerza inicial ante la acumulación de minutos en algunos de sus jugadores clave: Yates, Erik Quintela y Carlos Martínez.

A diferencia de otras ocasiones, el último cuarto se inició con el Unión Financiera seis puntos arriba (60-54) y con la sensación de tener el partido totalmente bajo control. Por si esto fuera poco, en los diez minutos finales se produjo un festival en el lanzamiento desde el perímetro.

Mientras que en los treinta minutos previos los de Marco anotaron cuatro triples, en los compases finales lograron seis anotaciones desde la línea de 6,75 metros, con lo que dejaron listo para sentencia el séptimo triunfo de la temporada, y el primero de 2018 en Pumarín.

La semana que viene, el Unión Financiera viajará el domingo a tierras guipuzcoanas para medirse, a partir de las 18 horas, al Sammic Hostelería, conjunto que ocupa la penúltima posición de la LEB Oro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos