El Tresa acaricia la machada

El Tresa acaricia la machada

El equipo gijonés cae en la prórroga tras un partido vibrante en el que planta cara al Celta, líder de la categoría

VÍCTOR M. ROBLEDO

Ni la ovación cerrada con la que las despidió ayer el público de La Tejerona conseguía borrar los gestos de decepción de las jugadoras del Tresa Basket Mar. En un partido épico resuelto en la prórroga, el equipo gijonés estuvo a punto de dar la sorpresa ante el líder de la categoría, el Celta Zorka. Solo el desacierto en la última acción del tiempo reglamentario y la falta de fortuna en la prórroga impidió la machada.

75 Tresa BKM

Jimena (6), Sangalli (17), Calvelo (16), Nordgaard (16), Chahrour (13) -quinteto inicial, Ayela (4) y Bernardo (3).

76 Celta

Germán (26), Ogoke (15), Senosiain (2), Paula Fernández (4), Keita (4) -quinteto inicial-, Laura Alonso, Carrera (12), Vicente (2) y Lacorzana (11).

Parciales:
10-22, 31-38, 46-53, 69-69 y 75-76.
Árbitros:
Jesus Marcos Martínez y Tania Cadaya. Excluyeron por faltas a la local Ayela.
Incidencias:
150 espectadores en La Tejerona.

Cierto es que el Tresa Basket Mar se encontró ante sí un muro casi imposible de superar: Iziar Germán. La veterana pívot valenciana fue la gran protagonista del partido con 26 puntos -11 de 13 en tiros de dos- que sostuvieron en pie a su equipo.

Al Tresa Basket Mar le costó encontrar su sitio en la cancha. En el primer cuarto, la ventaja de las gallegas se disparó rápidamente hasta los diez puntos. El partido se igualó en la recta final del segundo cuarto y mantuvo la misma línea en el tercero. En el último, sin embargo, las gijonesas se desataron hasta dar la vuelta al resultado. A cuatro minutos del final, la ventaja alcanzaba los cinco puntos: 61-56.

El equipo gallego reaccionó con Germán a la cabeza. Con 69-69, Sangalli tuvo el último tiro sobre la bocina para decidir el partido. La prórroga no rompió la igualdad. Una canasta de Chahrour a falta de diez segundos parecía definitiva, pero el Celta se agarró una vez más Germán, que acertó con una bandeja a tres segundos del final. El Tresa veía así como se le escapaba la victoria de la forma más dolorosa, pero dejaba constancia de su enorme crecimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos