El Tresa Basket Mar busca el impulso definitivo en el partido de rivalidad

V. M. ROBLEDO.

La hora de la verdad se acerca para el Ascensores Tresa Basket Mar, que recibe este mediodía en Ceares al Universidad de Oviedo en su cita más importante de la temporada. El equipo gijonés busca en el derbi regional una victoria que puede resultar definitiva en la pelea por la permanencia en Liga Femenina 2. El equipo de Alberto Hevia cuenta en la actualidad con una victoria de margen más el 'basket average' sobre el ADBA avilesino, que ocupa la primera de las plazas de descenso a solo cuatro partidos para el final de la liga regular. Un triunfo hoy sobre el cuadro universitario, colista y ya descendido, obligaría al ADBA a realizar una machada para salvar la categoría.

El Tresa Basket Mar trabajó en la última semana con máxima intensidad, consciente de la importancia de la cita. El equipo gijonés se encuentra muy mermado físicamente por las lesiones que han asolado a la plantilla a lo largo de la competición, aunque podrá presentar uno de sus quintetos más competitivos. El Universidad de Oviedo no ha podido evitar el descenso pese a la profunda remodelación que sufrió la plantilla a lo largo de la campaña.

El club moviliza a sus equipos inferiores para que la grada presente un gran aspecto y empuje a las locales hacia su salto definitivo. El horizonte puede quedar despejado de nubarrones tras el derbi.

Por su parte, el Universidad cayó en su último partido ante las gallegas del Kemegal Cortegada, por 63-77. Las estudiantiles estuvieron en el partido hasta el último cuarto. Al comienzo de este periodo llegaron a situarse a un punto de las de Vilagarcía de Arousa. El duelo se decantó para el Cortegada en los minutos finales. Para el encuentro del domingo en Gijón es baja Andrea Sierra. En el encuentro de la primera vuelta, el Universidad cayó derrotado por 57-75. Las ovetenses acusaron las diferencias en los dos primeros cuartos del encuentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos