Baloncesto

El Unión Financiera se adentra bajo tierra

Los jugadores reciben indicaciones del guía en el Ecomuseo.
Los jugadores reciben indicaciones del guía en el Ecomuseo. / J. C. R.

La plantilla acudió al Ecomuseo Minero Valle de Samuño para conocer una de las profesiones con mayor tradición en la región

HUGO VELASCO OVIEDO.

Superado el Ecuador de la pretemporada y después de lograr el pasado domingo ante el Breogán Lugo su primera victoria en los partidos de preparación, la plantilla del Unión Financiera Baloncesto Oviedo disfrutó ayer de una jornada especial fuera de la rutina de los entrenamientos. El conjunto carbayón cambió el techo del Polideportivo de Pumarín por las paredes de piedra, carbón y cemento del Ecomuseo Minero Valle de Samuño. En esta visita, los jugadores estuvieron acompañados por el cuerpo técnico al completo y por el director general del Oviedo Club Baloncesto, Héctor Galán.

Con la intención de que los jugadores conociesen parte de la historia de la región en la que vivirán a lo largo de toda la temporada, la comitiva inició su visita a las instalaciones del Pozo San Luis con un viaje en el tren minero desde la Estación de Cadaviu. Allí comenzaron a vivir en primera persona las mismas sensaciones que los mineros instantes antes del inicio de su jornada laboral, aunque, en el caso de los jugadores, con alguna incomodidad, debido a su estatura.

Ya en las instalaciones del pozo minero, los visitantes conocieron, gracias a los guías del Ecomuseo, las condiciones en las que se desarrollaba antaño una jornada de trabajo para los mineros, además de conocer los diferentes edificios que componen la visita, como son el botiquín, la casa de máquinas, los aseos y la carpintería.

A la conclusión de la visita, los jugadores tuvieron la oportunidad de degustar la gastronomía de la tierra y disfrutar de una espicha con productos tradicionales en la que, para muchos de ellos, fue su primer contacto con el queso de Cabrales, el queso con dulce de manzana y los bollos preñaos.

Más

Fotos

Vídeos