El Unión Financiera se desconecta

El jugador del Unión Financiera Romaric Belemene disputa el balón en el suelo con Cizmic. /  EL CORREO
El jugador del Unión Financiera Romaric Belemene disputa el balón en el suelo con Cizmic. / EL CORREO

Los de Carles Marco no estuvieron en ningún momento en condiciones de poder luchar por la victoria ante un rival liderado por John Dee El equipo asturiano cae por treinta puntos de diferencia en la cancha del Araberri

JAVIER LÓPEZ VITORIA.

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo no pudo completar su semana perfecta con tres triunfos en tres encuentros, al caer por 104-74 en su visita a la cancha del Sáenz Horeca Araberri. Se trató del peor partido de la temporada del conjunto ovetense.

La diferencia de treinta puntos en el marcador final hace que la derrota en suelo vitoriano sea la más abultada de la temporada, además de convertirse en un fiel reflejo de la desconexión total del equipo carbayón. Es también la segunda derrota con mayor diferencia desde que el OCB milita en la LEB Oro, junto a la sufrida en Melilla por 95-65 de la temporada 2015-2016, y solo superada por la recibida en la campaña 2014-2015 en su visita a Burgos, donde sucumbió por 109-64.

Los vitorianos parecen tenerle tomada la medida al cuadro que dirige Carles Marco, ya que en el partido de la primera vuelta ya lograron llevarse el triunfo de Pumarín, convirtiéndose en el primer conjunto que le superaba en la competición liguera. Una situación similar a la de la tarde de ayer, ya que los jugadores de Antonio Pérez fueron los primeros en ganar al Unión Financiera en lo que va de segunda vuelta de competición.

Desde que el balón se lanzó al aire, el encuentro solo tuvo un dominador, el cuadro vitoriano, el cual ya se puso al frente del partido con el triple inaugural de Fede Uclés, una condición que ya no abandonó hasta el final del partido.

Mientras que a los azules les faltaba claridad para llegar a la canasta rival, el Araberri lo conseguía con facilidad. Los vascos lograban anotar tanto en su juego interior como desde el perímetro, lo que les llevó a alcanzar rentas superiores a los diez puntos durante el cuarto inicial , en el que el Unión Financiera tuvo un momento de lucidez para pasar de los doce a los cinco puntos de desventaja. El equipo asturiano se apoyaba en el juego interior de hombres como Óliver Arteaga, nuevamente máximo anotador del equipo con quince puntos, y en Romaric Belemene. Con todo, en el minuto final del cuarto, un parcial de 8-0 de los locales situó el marcador en 32-19.

Davis Geks firmó el primer triple para los de Marco en el inicio del segundo cuarto, cuando se volvió a repetir la misma historia del anterior. Faltos de ideas en ataque, los ovetenses estuvieron cinco minutos sin lograr anotar, y eso fue aprovechado por los vitorianos para distanciarse en el electrónico por encima de los veinte puntos. Una losa irrecuperable, vista la imagen que mostraba el equipo asturiano, que se centraba en darle balones a Arteaga para que este luchase sobre la pintura con sus marcadores.

Mientras que en otras ocasiones una diferencia de diecinueve puntos al descanso (52-39) podía albergas algunas esperanzas, ayer en el Polideportivo de Mendizorroza, era todo lo contrario, sin atisbo de que en la segunda mitad se pudiera vivir un cambio de rumbo.

Para hacer todavía más difícil cualquier intento de remontada -más soñada que factible-, Antonio Pérez contaba sobre el parqué con la mejor versión de John Dee, máximo anotador de la LEB Oro. El escolta norteamericano firmó uno de sus mejores encuentros de la temporada al lograr 34 puntos, cinco rebotes y dar tres asistencias, para conseguir una valoración de 44 tantos que le convirtieron en el MVP de la jornada.

Ya sin más motivación que la de alcanzar el final de los 40 minutos, la segunda mitad sirvió para que Carles Marco repartiese minutos entre sus jugadores, dándole la oportunidad a hombres menos habituales como Arturo Fernández, a la par que la renta se elevaba hasta alcanzar una máxima de 31 puntos.

Con esta derrota, el Unión Financiera desciende a la quinta posición de la tabla, la última que da factor cancha en la primera ronda de los 'play off' de ascenso, situándose a una victoria de Melilla y Manresa, a dos del Prat y a cuatro del todopoderoso Lugo.

Ahora el equipo carbayón dispondrá de dos semanas para preparar su siguiente compromiso liguero, ya que la próxima semana se disputará la final de la Copa Princesa entre Lugo y Manresa. En el retorno de la liga, los de Carles Marco visitarán Orense el viernes 9 de febrero para medirse a uno de los cuatro colistas de la LEB Oro, el Río Ourense Termal de Daniel Trist.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos