El Unión Financiera se queda cojo

Óliver Arteaga, durante un entrenamiento en el Polideportivo de Pumarín. /  HUGO ÁLVAREZ
Óliver Arteaga, durante un entrenamiento en el Polideportivo de Pumarín. / HUGO ÁLVAREZ

El pívot se rompió un hueso de la mano en el entrenamiento del lunes y se perderá casi la totalidad de lo que queda de la fase regular en la LEB Oro Óliver Arteaga estará fuera de las canchas entres seis y ocho semanas por lesión

HUGO VELASCO OVIEDO.

A tres días del vital encuentro contra El Prat del mierense Arturo Álvarez y del ovetense Saúl Blanco, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo recibió una dura noticia con la lesión de su mejor hombre, y MVP de la pasada jornada en la LEB Oro, Óliver Arteaga.

Las pruebas médicas confirmaron una rotura en la base del segundo metacarpiano de la mano derecha del jugador tinerfeño. Una lesión que se produjo de manera fortuita el pasado lunes, en el primer entrenamiento de la semana.

Este contrapié obligará al pívot a guardar reposo y permanecer fuera de las canchas entre seis y ocho semanas, según cómo evolucione la lesión. Con estas previsiones, Arteaga, en el mejor de los casos, volverá para la recta final de la fase regular de la LEB Oro, en las últimas semanas de abril, aunque se da por segura su presencia en los 'play off' de ascenso a la ACB, en los que los ovetenses, aunque aún no se han asegurado de manera matemática su presencia, estarán en el grupo de ocho equipos que pugnarán por la segunda plaza que da acceso a la máxima categoría del baloncesto nacional.

La lesión del tinerfeño supone un nuevo jarro de agua fría para el técnico Carles Marco, quien, a finales de diciembre, perdió para lo que falta de temporada a otra pieza fundamental del equipo, al base onubense Fran Cárdenas, y ahora se encuentra con la baja para dos meses de su jugador más en forma y su gran arma en el juego interior.

Durante el periodo de recuperación de Arteaga, el Unión Financiera deberá afrontar encuentros vitales contra rivales directos por los puestos altos de la tabla. Por ejemplo, el de este mismo sábado ante el segundo clasificado, El Prat, o las visitas al Club Melilla Baloncesto, Tau Castelló e ICL Manresa, cuarto, sexto y tercero, respectivamente, en la LEB Oro.

Veteranía y experiencia

En esos desplazamientos, el cuadro ovetense echará en falta no sólo los 14,4 puntos y 7,5 rebotes que promedia el pívot tinerfeño por encuentro, sino también su veteranía y experiencia en los momentos más difíciles para intimidar a la defensa rival y cambiar el rumbo del enfrentamiento.

Con este duro e inesperado contratiempo y a falta de la llegada de la última incorporación, el croata Zoran Vrkic, que se espera que aterrice en Asturias en los próximos días, el conjunto azul deberá confiar su juego interior a hombres como Mouhamed Barro, quien en las últimas jornadas ha arrastrado algunas molestias que le impidieron llegar al cien por cien a los partidos, y como Romaric Belemene, el benjamín del equipo, que tan buenas sensaciones dejó a lo largo de la primera parte de la temporada.

Además, la baja de Óliver llevará al serbio Kenan Karahodzic a disfrutar de más minutos de juego, en los que deberá demostrar las expectativas puestas en él por parte del cuerpo técnico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos