Victoria con sufrimiento

El debutante Zoran Vrkic, a la derecha, trata de avanzar con el balón. /  HUGO ÁLVAREZ
El debutante Zoran Vrkic, a la derecha, trata de avanzar con el balón. / HUGO ÁLVAREZ

El Unión Financiera se llevó un duelo poco vistoso en el que el Lleida desaprovechó la última jugada con la que pudo forzar la prórroga

HUGO VELASCO OVIEDO.

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo sigue mostrándose fuerte en Pumarín tras lograr ante el Actel Força Lleida la décima victoria de la temporada como local, la cuarta de manera consecutiva ante su público, en un encuentro poco vistoso que se resolvió en los minutos finales a favor del cuadro ovetense por 67-64.

Un encuentro en el que Romaric Belemene fue el gran protagonista ya que, antes de que se pusiera el balón en juego, el alero congoleño rompió el tablero de una de las canastas en la ronda de calentamiento, lo que obligó a retrasar el inicio del partido diez minutos. Ya durante la disputa del mismo, Belemene fue el MVP del enfrentamiento al lograr ser el máximo anotador de los de Carles Marco junto a Davis Geks con doce puntos, además de capturar nueve rebotes, para firmar una valoración de 19 tantos.

El alero fue parte activa en el segundo cuarto, en el que los ovetenses lograron situarse por primera vez al frente del electrónico después de un mal arranque del partido. En el mismo, los jugadores de Borja Comenge saltaron al parqué de Pumarín más despiertos y asestaron un parcial de 2-9 en los compases iniciales, en los que Kenan Karahodzic se encargó de mantener vivo al conjunto azul. El ala-pívot serbio anotó cinco de los quince puntos con los que los carbayones igualaron el marcador al final del cuarto.

Durante el segundo cuarto se hizo evidente que no iba a ser una tarde de muchos puntos: el Unión Financiera necesitó más de tres minutos para mover su marcador con un triple de Belemene con el que estableció un nuevo empate a 18. A partir de esa canasta, los de Marco encontraron un momento de inspiración ofensiva para firmar un parcial de 9-2 con el que alcanzaban su máxima renta del encuentro, siete puntos, (27-20).

Los catalanes veían como el tren de la victoria se les podía escapar y apretaron en la recta final del cuarto para dejar el luminoso en 31-25 en el ecuador del partido.

Tras la reanudación, y al igual que sucedió en la primera mitad, los ovetenses tardaron en meterse en el enfrentamiento, ya que Davis Geks logró la primera canasta de los suyos a los dos minutos del cuarto, con la que puso fin a un parcial de 0-7 del Lleida.

Precisamente Geks inició con un triple, que suponía el 36-34, un festival de anotaciones desde el perímetro por parte ambos conjuntos: a un triple de los ovetenses respondía el cuadro ilerdense con otro. Así se lograron ocho, siete de ellos de manera consecutiva, en cuatro minutos.

Un lanzamiento contra tablero de Kregor Hermet dejaba al Lleida con ventaja (51-53) ante el arranque del cuarto decisivo.

Como es habitual en los encuentros de Pumarín todo se iba a resolver en los compases finales, cuando los jugadores de Carles Marco dieron el do de pecho y, a diferencia de lo que sucedió en los anteriores periodos, fueron ellos quienes comenzaron anotando. Lograron un parcial de 8-0 en los primeros cuatro minutos, en el que participaron dos de las caras nuevas, Zoran Vrkic y Chema González. El pívot zaragozano fue una pieza fundamental en el juego interior del equipo.

A pesar de esa renta de seis puntos (59-53) que volvía a tomar el conjunto local, el cuadro de Borja Comenge se aprovechó de cuatro ataques consecutivas fallidos por los azules para situarse nuevamente a tan sólo un punto (61-60).

Con esa igualdad se llegó al último minuto del encuentro, momento en el que el desacierto desde la línea del tiro libre de Mouhamed Barro y Belemene abrió una esperanza a los ilerdenses, quienes con once segundos en el reloj y el marcador en 67-64 tuvieron la oportunidad de empatar. Pero en una jugada inexplicable, Ogungbemi intentó anotar de dos, su reboté le cayó a Olaizola, que también buscó la canasta interior, para finalmente hacerse Víctor Pérez con el rebote que aseguraba el triunfo local.

Ahora el Unión Financiera deberá afrontar tres encuentros consecutivos a domicilio. El primero de ellos será el próximo viernes ante el Cáceres.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos